La loba blanca

Miguel Rubio Artiaga

Wolf dog (1976)-Jamie Wyeth

 

 

 

Quedó con la garganta sesgada
el cepo había abierto furtivo
con sus mandíbulas de colmillos
una ventana abierta para la sangre
que cayó sobre la tierra
como murmullos de agua.
La muerte acogedora
meciéndola entre sus brazos
la convirtió en tierno fantasma.

Testigos los árboles del bosque
cayeron sus lágrimas de resina
y con sus caricias de ramas
cubrieron su pequeño cuerpo
con una sábana de flores silvestres
y una manta de hojarasca
con unas ramitas de espliego.

Cuando el cazador volviera
a recogerla de noche,
no encontraría la loba blanca.
Tampoco saldría del bosque,
el viento al cruzar los montes
llamó a los lobos como el eco un aullido.

En el código de la naturaleza
se asesina a un asesino.
La loba blanca era un hada
un espíritu de los tiempos antiguos
de cuando los druidas y los magos
practicaban la magia blanca.

En su guardia la Luna
con la rabia contenida
vistió las horas oscuras de luto.
Niebla nocturna de azabache
para ayudar a la jauría.

El cazador volvió en la noche
con un saco a la espalda
los lobos emboscados lo esperaban.
Ya nunca salió del bosque
Si preguntabas en la aldea
solo te decían mirando al suelo.
“Mató a la loba blanca”

 

Anuncios

Responder

Introduce tus datos o haz clic en un icono para iniciar sesión:

Logo de WordPress.com

Estás comentando usando tu cuenta de WordPress.com. Cerrar sesión /  Cambiar )

Google photo

Estás comentando usando tu cuenta de Google. Cerrar sesión /  Cambiar )

Imagen de Twitter

Estás comentando usando tu cuenta de Twitter. Cerrar sesión /  Cambiar )

Foto de Facebook

Estás comentando usando tu cuenta de Facebook. Cerrar sesión /  Cambiar )

Conectando a %s

This site uses Akismet to reduce spam. Learn how your comment data is processed.