Los monstruos del MoMa

Fernando Morote

 

 

 

El Museo de Arte Moderno de Nueva York (MoMA) posee la fama, el prestigio y la historia que muchos en el mundo envidian. Alli residen las senoritas deformadas de Picasso, las lineas curvas de Miro, los relojes derretidos de Dali, las chicas del can-can de Lautrec, los cubos coloridos de Mondrian, las desnudas en ronda de Matisse y las latas de sopas de Warhol.

Poco me importa. Mis monstruos personales –Paul, Vincent y Jackson- viven en el tambien.

Frente a sus cuadros exhibidos en el edificio de la Calle 53, entre la Quinta y Sexta Avenidas, de Manhattan sufri el mismo estremecimiento que al pisar la tierra del Morro de Arica y al tocar un proyectil disparado por el Huascar. Version individual de rito sagrado? No tanto. Acercarme a sus originales es como visitar a un amigo del alma, experimentar el temblor del extasis, asimilar la emocion de la plenitud.

A Paul lo conoci a traves de una serie francesa de television. Con Vincent fue un reencuentro despues del colegio durante una exposicion en el Instituto Peruano Britanico. De Jackson supe por un documental sobre su peculiar forma de pintar. En cada ocasion lo que me cautivo hasta el delirio fue la pasion, el desafio a las convenciones y la ruptura de los moldes planteadas por los artistas en sus vidas y en su trabajo.

Tres personalidades, tres espiritus que iluminaron mi camino cuando mas perdido estaba. La devocion al arte que estos tres demonios profesaron a lo largo de su existencia fue una inspiracion para mi. Me demostraron que los suenos se cumplen. Pero hay que pelear y romperse el culo para hacerlos realidad. Me ensenaron que no hay manera de escapar a la vocacion. Me convencieron de que seguirla y entregarse a ella no es un error, a despecho de lo que otros –incluyendo a los seres mas queridos- piensen, digan, esperen o exijan. Me inyectaron el virus de la resistencia a la resignacion y la mediocridad.

A ellos debo la libertad que siento al escribir. La mejor leccion que pude recibir.

A Gauguin hay dos formas de verlo: como un desgraciado hijo de puta, irresponsable, desconsiderado y egoista, que abandono su profesion y su familia por satisafcer un capricho y entregarse al libertinaje sexual, o como un heroe que arriesgo y antepuso todo por atender el llamado de su corazon. A lo mejor tuvo un poco de ambos. No lo se. Pero asi como algunos cuelgan la imagen de Juan Pablo II en la pared de su dormitorio, yo coloco uno de sus autorretratos en el mio.

Como parte de su legado, el MoMA cobija en un muro del quinto piso “Las lavanderas”. Pintada en 1888, durante su periodo en Provenza, no es una de mis favoritas pero representa sin duda un magnifico ejemplo de su actitud iconoclasta en la composicion. Sin ser un gran dibujante, Paul logra perfilar con sensualidad la figura de las laboriosas mujeres a orillas del rio y el contraste de sus colores secos y vibrantes otorgan al conjunto un seductor golpe visual.

Van Gogh, en cambio, se volo una oreja porque no tuvo las agallas de clavarle la navaja a su colega frances en una noche de esas nueves turbulentas semanas que vivieron juntos en Arles. El fascinante y enardecido pelirrojo, sin embargo, pese a las notables controversias con su admirado Gauguin y su adorado hermano Theo, fue siempre fiel a su manera de ver el mundo y a causa de ese detalle transformo la pintura universal en una luz radiante, vigorosa y explosiva.

En la quinta planta el MoMA conserva una de sus joyas: “La noche estrellada” de 1889. Al lado de “La habitacion”, “El café nocturno” y “La terraza del café” que figuran entre mis preferidas, esta manifiesta asimismo el poder de su nerviosismo aplicado a su actividad creadora. Trazos energicos que reflejan la potencia de su atribulado espiritu. Un paisaje nocturno pintado de dia como para dejar establecida la contundencia de su talento. Logrado ademas desde uno de los asilos para dementes que acogieron al holandes en sus tiempos de crisis.

Pollock, quizas debido al hecho de ser neoyorquino por adopcion -natural de Wyoming, vivio en Greenwich Village y produjo su obra inmortal en Long Island- tiene reservada en el cuarto nivel una sala para el solo.

“Uno: Numero 31” de 1950 es una pieza de abstraccionismo puro. Un registro exacto, preciso y perfecto del interior de Jackson, quien en esta tela desarrolla en amplitud su tecnica del goteo y refuerza o remarca el concepto de que en su pintura –contra lo que muchos pudieran creer- no hay nada accidental, todo esta previamente organizado y se encuentra lejos de lo que la ignorancia de sus criticos alguna vez llamo “amasijo de spaghettis rancios”. El caos en Pollock es solo aparente. Y teniendo en cuenta las dimensiones de la tela puedo comprender sin dificultad por que Jackson preferia extenderla sobre el piso y caminar alrededor de ella, abordandola desde los cuatro angulos, para sentirse literalmente adentro de la pintura.

Paul, Vincent y Jackson no nacieron para ser cualquiera. Paul era visto como un peligro por su agresividad, Vincent fracaso como comerciante y predicador, Jackson fue rechazado por esquizofrenico para enrolarse en el ejercito. El trio entero fue catalogado -cada uno a su turno- como una carga, un desecho para sus familias y para la sociedad. Lo cual ahora es facil de entender: habian nacido para ser genios.

Su postura rebelde y su vena innovadora ha influido de manera consciente y consuetudinaria para que su presencia sea una referencia constante en algunos de mis cuentos. No solo el nombre sino el animo de Paul aparece en “Pajaros madrugadores”, los de Vincent en “Toccata y fuga (pre y post historia de una cachada brava)” y los de Jackson en “Victimas de la moda”.

Sus pinturas en el MoMA, debo reconocerlo, son solo un pretexto, una maravillosa oportunidad, para decir una vez mas cuanto los quiero.

 

Anuncios

Responder

Introduce tus datos o haz clic en un icono para iniciar sesión:

Logo de WordPress.com

Estás comentando usando tu cuenta de WordPress.com. Cerrar sesión /  Cambiar )

Google+ photo

Estás comentando usando tu cuenta de Google+. Cerrar sesión /  Cambiar )

Imagen de Twitter

Estás comentando usando tu cuenta de Twitter. Cerrar sesión /  Cambiar )

Foto de Facebook

Estás comentando usando tu cuenta de Facebook. Cerrar sesión /  Cambiar )

Conectando a %s

This site uses Akismet to reduce spam. Learn how your comment data is processed.