ZONA CERO

Kabalcanty

 

 

 

Cuando me encuentre, cara a cara, conmigo,
aquí, en el desierto de las cosas sencillas,
deseo saberme íntegro para no doblar la rodilla
y diluirme río que me aconseje ser mar
en inmensidad que no distinga mi boca.
Llevaré la arena seca de las cárcavas
y la retorceré ilusoriamente para hacerla liana.
No dejaré que te acerques nunca,
no permitiré que te infectes del silencio desértico
que arrasa la desolación de la última baza.
Procuraré no pensar, no ser el que fui,
ni siquiera en quien seré desde ya.
Sé que no hay agua, que la noche permanece
entre otros como yo que llegaron
porque el combate nos apeó sin forcejeo.
No debo mirarlos porque supongo que aflige.
Ni cuando se enrosquen para protegerse
de la conciencia que les exigirá recuerdos
como balas consentidas por el ojo de la diana.
Trataré de ser simiente para la broza
que, posiblemente, acallará todo de nuevo.
Sólo un hueco más, un remiendo en el vacío.

 

Anuncios

Responder

Introduce tus datos o haz clic en un icono para iniciar sesión:

Logo de WordPress.com

Estás comentando usando tu cuenta de WordPress.com. Cerrar sesión /  Cambiar )

Google+ photo

Estás comentando usando tu cuenta de Google+. Cerrar sesión /  Cambiar )

Imagen de Twitter

Estás comentando usando tu cuenta de Twitter. Cerrar sesión /  Cambiar )

Foto de Facebook

Estás comentando usando tu cuenta de Facebook. Cerrar sesión /  Cambiar )

w

Conectando a %s