Desvelo

Celia Otero

 

 

Ya casi me había logrado dormir, lo cual no es fácil para mí, cuando el sonido del teléfono me hizo saltar de la cama. Mire el emisor. “Alarma casa”. No pude evitar cierta taquicardia pensando qué pasaría, nuevamente, en mi vieja casa de Villa Santa Rita.

No era la primera vez…la instalación de la alarma fue el corolario de una serie de enrejados que iban sumándose a cadenas, pasadores, candados…a medida q los visitantes amigos de lo ajeno hacían sus entradas, esporádicas, democráticas, a lo largo de los gobiernos y los años.

En esos días había decidido que los 34 grados ameritaban una escapada a la casita de las afueras bonaerenses, modesta pero con una pileta y medianera de ligustrina.

La posible paz que estaba logrando, en medio de los robos de bicicleta del vecino, la furia de la señora indignada por una boleta de impuestos municipales incomprensible y abultadísima, digna de una mansión en Nordelta y no de una casita añosa en ese pueblo famoso por un convento y unos bolsos repletos de dólares.

Esa impredecible paz se había quebrado a la madrugada con el llamado.

“No es más que un disparo en el sensor de la zona 3, después se normalizó”, me dijo la voz del operador luego de pedirme nombre y clave…Santo y seña.

Puede ser un insecto, las lagartijas parece que han crecido en estos meses de calor en que abundan por una Buenos aires cuasi tropical.

Ya me había sucedido lo de esa famosa zona 3, que determina en cuadrícula la empresa de seguridad, y estando en casa pude verificar que no había nadie, ni siquiera vi a la supuesta lagartija, que fue el chivo emisario.

Pero esa noche me quedé a la espera…¿qué estaría sucediendo en Gaona y Nazca, barrio de casas bajas, algunos dúplex con pretensiones, vecinos añosos y saludadores?

Poco y nada de valor para la reventa de los cacos me había quedado desde la última visita…pero sólo pensar en todas mis pertenencias arrastradas por el piso…las medias dadas vuelta, los zapatos prolijamente destripados, las cajas de luz arrancadas…y los armarios saqueados en busca de un tesoro inexistente….me impedía conciliar el sueño.

Media hora después llamé yo a la empresa, aún sabiendo que cualquier otra anomalía la comunicaban al instante, pero uno es medio obse…otro operador, santo y seña, “tranquila, todo sigue su normal anormalidad.”

Desvelada, leí un relato sobre un posible viajero del atentado a las torres gemelas, otro de un señor que en la farmacia de mataderos es confundido con alguien y termina no sabiendo quien es él.

Y salí a la puerta de la casa de pueblo, con parral, porche (ahora sin mesa y sillas porque se roban hasta las macetas), y media vereda de prolijo pasto. Y entonces lo vi, estaba detrás del árbol que escapa al alumbrado que de público no tiene nada porque lo cobra aparte la compañía de luz….estaba intentando trepar a la pared del vecino cuyo perro me adorna la vereda cada mañana…

¡¡Alto!! Le grité, siguiendo un modelo hollywoodense, de mala traducción…y sin pensar en lo que seguiría…

Pero el hombre me hizo señas desesperadas de silencio, con un dedo en los labios…. se terminó de bajar, porque no estaba subiendo, y se alejó hasta el auto estacionado en la esquina con las manos vacías en los bolsillos y silbando un tango….

Media hora después, yo aún en la puerta, dubitativa sobre mi estado de vigilia o mental…vi llegar al vecino, que me saludó, amable, extrañado de esa loca en pijama en la puerta…y dijo: “Me mata la Raquel si sabe a la hora que volví del club, de timbear. No le diga nada …mi amigo ya hace como dos horas que se rajó. Ése sí que marca tarjeta.”

Lancé una carcajada cómplice y tranquilizadora y me olvidé de los sonares que se dispararon allá, en Villa Santa Rita…donde  esas trampas se hacen, pero diferentes, y me dormí profundamente. Como ahora.

 Y soñé que escribía…

 

Anuncios

Responder

Introduce tus datos o haz clic en un icono para iniciar sesión:

Logo de WordPress.com

Estás comentando usando tu cuenta de WordPress.com. Cerrar sesión /  Cambiar )

Google+ photo

Estás comentando usando tu cuenta de Google+. Cerrar sesión /  Cambiar )

Imagen de Twitter

Estás comentando usando tu cuenta de Twitter. Cerrar sesión /  Cambiar )

Foto de Facebook

Estás comentando usando tu cuenta de Facebook. Cerrar sesión /  Cambiar )

w

Conectando a %s

This site uses Akismet to reduce spam. Learn how your comment data is processed.