Camina conmigo

José Lorente Guillén

 

 

La memoria es un fuego abierto,
una hoguera de espesor.
Cuanto tuvimos es incendio,
quema y resplandece perpetuo,
persiste intocable al final
de nuestros ojos, un ídolo,
un cartel de neón,
una mirada a través de la niebla.
Nada vuelve y nada
se apaga. Nada se olvida.
Nuestros sueños como niños
caminando desnudos entre las llamas.

 

Anuncios

Responder

Introduce tus datos o haz clic en un icono para iniciar sesión:

Logo de WordPress.com

Estás comentando usando tu cuenta de WordPress.com. Cerrar sesión /  Cambiar )

Google+ photo

Estás comentando usando tu cuenta de Google+. Cerrar sesión /  Cambiar )

Imagen de Twitter

Estás comentando usando tu cuenta de Twitter. Cerrar sesión /  Cambiar )

Foto de Facebook

Estás comentando usando tu cuenta de Facebook. Cerrar sesión /  Cambiar )

Conectando a %s

This site uses Akismet to reduce spam. Learn how your comment data is processed.