Musas

Miguel Rubio Artiaga

 

 

Los poemas me persiguen
sus letras me aplastan
los versos me dominan,
se aparecen en los sueños
soy un esclavo de la Poesía.
Las musas juegan a la gallina ciega
traviesas y sonrientes,
caprichosas y coquetas,
hacen conmigo lo que quieren
como una marioneta.
Las encuentro detrás de un árbol,
nadando en un estanque,
bajo una piedra vieja,
cabalgando sobre un pájaro,
volando con gasas de aire.
Hay musas de serena paz.
Las hay en mitad de una guerra.
Otras te hablan del hambre
y mis favoritas defienden la Libertad.
Cuantos versos enamorados
surgen de la pluma que versa
cuando un musa se encapricha
del desvalido poeta.
Las hay que matan amores,
celosas, vengativas,
creadoras de dolor y tristeza
que rompen corazones
inmisericordes.
Musas en el fondo de un vaso
buceando en vino o absenta,
musas metidas en jeringuillas,
meciendo las primeras cunas
y testigos de los últimos estertores.
Las hay que traen la vida
las que traen la muerte
hermosas musas desnudas
que te llevan enceladas
a la más extrema lujuria.
Castas y aburridas
amargadas y frígidas
que hacen que el poeta
pierda su sentir pasional
como falo de blanda arcilla.

 

Anuncios

Responder

Introduce tus datos o haz clic en un icono para iniciar sesión:

Logo de WordPress.com

Estás comentando usando tu cuenta de WordPress.com. Cerrar sesión / Cambiar )

Imagen de Twitter

Estás comentando usando tu cuenta de Twitter. Cerrar sesión / Cambiar )

Foto de Facebook

Estás comentando usando tu cuenta de Facebook. Cerrar sesión / Cambiar )

Google+ photo

Estás comentando usando tu cuenta de Google+. Cerrar sesión / Cambiar )

Conectando a %s