De amores y de tiempos

Carla Demark

 

 

Volví a verte,
y ya no eras ese ser que creí alado,
o aquel joven bañado en trementina.
Ya no eras un beso rojo de amaneceres,
ni el crepitar de las olas,
ni el canto hambriento de los pájaros.
Más bien, frente a tu imagen,
callan ahora todas las imágenes.
Y reconozco en tus ojos,
la inmensidad del amor desnudo,
el fulgor sutil del paso de los años,
las pupilas de hierro inquebrantables,
ese velo misterioso del que quiere
sin engaños.

Así el amor es viento y es calma,
así el tiempo es bueno y es sabio:
tras la erosión de pedregales y follajes,
el centro de la tierra es profundo y vasto.

 

Pinchando en la imagen accederás a la web de la autora

Anuncios

Responder

Introduce tus datos o haz clic en un icono para iniciar sesión:

Logo de WordPress.com

Estás comentando usando tu cuenta de WordPress.com. Cerrar sesión / Cambiar )

Imagen de Twitter

Estás comentando usando tu cuenta de Twitter. Cerrar sesión / Cambiar )

Foto de Facebook

Estás comentando usando tu cuenta de Facebook. Cerrar sesión / Cambiar )

Google+ photo

Estás comentando usando tu cuenta de Google+. Cerrar sesión / Cambiar )

Conectando a %s