Asociación libertarios anónimos

Miguel Rubio Artiaga

 

 

Saludos a todos.
Soy nuevo.
Me llamo como me llamo.
Reconozco ser un adicto
a la Libertad.
No sé que pensarán ustedes,
he venido a la fuerza,
pero, yo no pienso dejarlo.
Recuerdo un tiempo,
que tenía que comprarla
con sangre y miedo
por las esquinas.
Ahora que está legalizada,
me vuelven a decir
que provoca cáncer.
No les voy a hacer caso
por mucho que me digan.
Necesito mi dosis
para poder respirar
y dormir soñando,
para poder comer
y no volverme loco
en un mundo de mentiras.
No admito sucedáneos,
quiero drogarme
a base de Libertad
por vena y que sea
una espina del horizonte
por venir, la jeringuilla.
Me la quieren quitar ahora
de golpe y sin anestesia.
No tienen en cuenta
los efectos secundarios
y el síndrome seguido
de la abstinencia.
La gente se vuelve agresiva.
Le da por ver monstruos
de colores azules,
que van disfrazados
con armaduras del futuro
y los confunden
con trabajadores policías.
Doberman de amos inmundos.
La Libertad es una droga dura,
que cuando la has probado,
si no te la quitan a la fuerza,
ya la necesitarás
durante toda la vida.
Si quieren provocar
su escasez por interés,
yo me compraré
un barco pirata
y me haré contrabandista.

Anuncios

Responder

Introduce tus datos o haz clic en un icono para iniciar sesión:

Logo de WordPress.com

Estás comentando usando tu cuenta de WordPress.com. Cerrar sesión / Cambiar )

Imagen de Twitter

Estás comentando usando tu cuenta de Twitter. Cerrar sesión / Cambiar )

Foto de Facebook

Estás comentando usando tu cuenta de Facebook. Cerrar sesión / Cambiar )

Google+ photo

Estás comentando usando tu cuenta de Google+. Cerrar sesión / Cambiar )

Conectando a %s