Hit Parade: ¨El coronel no tiene quien le escriba¨, de Gabriel García Márquez

Fernando Veglia

garcc3ada-mc3a1rquez

 

Leí esta novela por obligación, como tarea escolar. Del mismo modo, conocí a Gabriel García Márquez (1927); escritor y periodista colombiano, referente del “realismo mágico”  y, entre otros importantes reconocimientos y honores, premio Nobel de Literatura en 1982.

El libro que recibí, cuando era estudiante, había sido utilizado el año anterior y conservaba, escritas con lápiz, las anotaciones marginales de otro lector; resultó un fastidio y, sin más remedio, las borré e hice nuevas. Después de utilizarlo, como material de estudio, lo devolví;  error que maldije cada vez que, por algún motivo, deseaba releerlo. Un libro bello, como una pintura o una escultura, no debe prestarse. Años más tarde, la versión e-book forjó el feliz reencuentro.

La obra, bien acogida por los lectores y merecedora de una película, aunque triste, es entretenida; la irremediable espera y las idas y venidas del protagonista mantendrán la tensión hasta el final.

El coronel y su esposa, ambos ancianos y enfermos, viven pobremente en un pueblo costero, conservan -como única herencia de su difunto hijo- un gallo y esperan recibir –hace quince años que esperan- la carta que confirmase la pensión de veterano y que acabase con su pobreza. También esperan que el gallo los beneficiase, ganando una pelea en el mes de enero, con el veinte por ciento de las apuestas. La atmósfera, en todo momento, es sofocante; por el implacable calor, la censura -del gobierno y la iglesia- y la violencia.

La acción comienza en el mes de octubre, cuando el coronel va a darle el pésame “al primer muerto de muerte natural” y tiene un encuentro con su amigo don Sabas. Otro día y en ocasión de ir a la oficina de correo, por la carta que no llegará, tiene un encuentro con el médico; un hombre joven que comparte su ideología política y lo estima. Sin comida, evalúa qué vender; sólo tenía un reloj y un cuadro y nadie los quería. La espera es tan humillante y desesperada que cambia de abogado y escribe una carta al gobierno. Los compañeros de su difunto hijo, enterados de que no tiene recursos, ofrecen alimentar al gallo hasta el día de la pelea. Durante una visita a don Sabas, se entera que el gallo vale novecientos pesos; su esposa -no soportando más la desesperante situación- lo persuade de vendérselo. Sin embargo, el amigo termina ofreciéndole cuatrocientos pesos y se va de viaje. El médico le advierte, al coronel, que don Sabas le dará cuatrocientos pesos y lo venderá por novecientos. Volviendo al hogar, descubre que los compañeros de su difunto hijo han llevado el gallo a la gallera, lo recupera y, para enorme disgusto de su esposa, decide no venderlo y continuar esperando la pelea, sin dinero para comprar alimento o cosa que vender.

9788439719724La primera vez que leí la novela, el coronel me recordó a los hombres que, después de haber trabajado treinta años o más, obtienen una jubilación mínima y deben esperar, año tras año, el aumento. Luego de otras lecturas, el coronel fue transformándose en un idealista acérrimo. Aunque su partido político y la revolución habían fracasado, aunque su hijo había sido acribillado en la gallera, él era incapaz de hacer algo deshonesto para satisfacer sus necesidades básicas, pues había luchado con las armas y aún lo hacía con el ejemplo.

La espera, cruel e implacable, no es más que la altiva indiferencia de un gobierno, escudado en los laberintos de la burocracia. Quizás esa indiferencia sea el manto oscuro que la sociedad arroja sobre los que desean otra realidad o los que dejan de serle útiles.

Anuncios

Responder

Introduce tus datos o haz clic en un icono para iniciar sesión:

Logo de WordPress.com

Estás comentando usando tu cuenta de WordPress.com. Cerrar sesión / Cambiar )

Imagen de Twitter

Estás comentando usando tu cuenta de Twitter. Cerrar sesión / Cambiar )

Foto de Facebook

Estás comentando usando tu cuenta de Facebook. Cerrar sesión / Cambiar )

Google+ photo

Estás comentando usando tu cuenta de Google+. Cerrar sesión / Cambiar )

Conectando a %s