Sueños perdidos (VII): ¨Agua, sol y arcilla¨

Francisco José Segovia Ramos

suenosperdidos7

Óleo de Juan Antonio Galindo

¡Pedro, arrastra la carretilla hasta aquí! Tomás, estoy cansado. Yo también, Pedro. Arcilla, agua, sol. Sol, agua, arcilla. Agua, arcilla y sol. Eterna cantinela que suena mientras se construyen las prisiones de ladrillo.

El edificio crece. Se eleva sobre un mar de miseria, y son las lágrimas de Tomás, de Pedro, de Ana y de Mario, de Abdul y de Yukio, de Jonás y de Zulema, las que se mezclan con la tierra, bajo un sol que siempre castiga. Los edificios tienen en todos los lugares del mundo los mismos inhumanos cimientos cuando se construyen con el sudor de la infancia.

.

Deja una respuesta

Introduce tus datos o haz clic en un icono para iniciar sesión:

Logo de WordPress.com

Estás comentando usando tu cuenta de WordPress.com. Salir /  Cambiar )

Imagen de Twitter

Estás comentando usando tu cuenta de Twitter. Salir /  Cambiar )

Foto de Facebook

Estás comentando usando tu cuenta de Facebook. Salir /  Cambiar )

Conectando a %s

Este sitio usa Akismet para reducir el spam. Aprende cómo se procesan los datos de tus comentarios.