“El elefante desaparece”, de Haruki Murakami

Germán Cáceres

haruki-murakami

El espíritu de estos diecisiete cuentos podría resumirse en una frase del protagonista de «Un barco lento a China»: “Perderemos las palabras, nuestros sueños se transformarán en brumas antes de desaparecer, como desapareció en algún momento nuestra aburrida adolescencia que parecía ir a durar toda la eternidad”. O sea, señala la melancolía y la nostalgia que abruman a sus personajes así cómo la falta de sentido que éstos ven en sus vidas. Según «El último césped de la tarde», que despliega innumerables dudas y suposiciones, los individuos no saben nada sobre sí mismos ni sobre los demás. En «Quemar graneros», no se pueden constatar los hechos y los conocidos y amigos del narrador desaparecen sin dejar rastros. «Nuevo ataque a la panadería” presenta a una pareja de clase media que, abrumada por un patológico apetito, decide imprevistamente asaltar un McDonald´s, como si en la profundidad de nuestras almas se agitaran deseos irracionales.

Como es habitual en los textos de Murakami, el lector puede deslizarse por su prosa como si fuera un río sereno que atravesara un bello paisaje (“La superficie del agua reflejaba el azul del cielo mientras olas pequeñas, como las arrugas de un pijama de seda mecido al viento, golpeaban su costado”.) Descuella en el arte de contar a la vez que los diálogos se muestran convincentes y sus descripciones son minuciosas, precisas y abundan en agudas observaciones. Profesional y lúcida la traducción de Fernando Cordobés y Yoko Ogihara.

«El enanito bailarín” se introduce a fondo en el ámbito fantástico y desemboca en una pesadilla macabra. El protagonista comenta que: “Me abandoné al baile y escuché entonces con toda claridad el movimiento de las estrellas, el flujo de las mareas, el pulso del viento.” Ana Prieto, en Ñ del 2.4.2016, lo asocia al enanito que aparece en la serie televisa Twin Peaks, de David Lynch. En el cuento que da título al libro, que por su misterio e intriga resulta atrapante, sigue idéntica línea, lo mismo que en «La gente de la televisión”, que refiere dudosas percepciones por parte del narrador.

Otro tema que se reitera es cómo las esposas abandonan a sus maridos sin darles ninguna explicación («Lederhosen”). En síntesis, el autor parece señalar que el vínculo entre hombre y mujer desemboca en un desencuentro, como si el amor fuese inalcanzable. En «Sueño», una joven insatisfecha de la familia que ha constituido –aunque sin tener plena conciencia de ello –, padece de un insomnio permanente y pasa las noches leyendo y dando paseos nocturnos hasta que es víctima de un terrible percance.

Murakami (Kyoto, 1949) es candidato al Nobel y obtuvo importantes premios como el Noma, el Tanizaki, el Yomiuri, el Franz Kafka, el Arcebispo Juan de San Clemente, la Orden de las Artes y las Letras del Gobieno español y el Internacional Catalunya 2011. Entre su vasta bibliografía figuran Tokio blues; Al sur de la frontera, al oeste del Sol; Sputnik, mi amor y Los años de peregrinación del chico sin color.

—-

el-elefante-desapareceEl elefante desaparece”, de Haruki Murakami (Tusquets Editores, Buenos Aires, 2016, 352 páginas)

Anuncios

Responder

Introduce tus datos o haz clic en un icono para iniciar sesión:

Logo de WordPress.com

Estás comentando usando tu cuenta de WordPress.com. Cerrar sesión / Cambiar )

Imagen de Twitter

Estás comentando usando tu cuenta de Twitter. Cerrar sesión / Cambiar )

Foto de Facebook

Estás comentando usando tu cuenta de Facebook. Cerrar sesión / Cambiar )

Google+ photo

Estás comentando usando tu cuenta de Google+. Cerrar sesión / Cambiar )

Conectando a %s