Papel y pluma

Miguel Rubio Artiaga

Pluma

Estaba enamorado el papel,
seducida estaba la pluma,
los dos escribieron solos
el poema de amor
más bello de la historia
versado en parte alguna.

La tinta se puso celosa,
la había rechazado la pluma
e intentaba crear manchones,
aparentar estar seca,
o no dejarse atrapar,
entre burbujas negras de espuma.

El poeta lo leyó en la mañana
pasadas las horas oscuras,
el trovador se enamoró del poema,
una y otra vez lo leía
declamándolo en voz alta
renegando de sus musas.

La inspiración se llenó de celos
y llorando se escondió en la bruma,
las lágrimas eran de rimas,
de fantasía los suspiros,
los sueños corrían por sus mejillas
con la forma de pequeñas lunas.

Una mujer, le oyó leer el poema
y, quieta como una escultura,
escuchando por la ventana abierta,
del poeta quedó enamorada,
sus palabras las seguía sintiendo
al acabar su nuevo amor la lectura.

¡Qué poema enamorado
podría ya escribirse
cuando la pareja es
un papel blanco y una pluma!

Anuncios

Responder

Introduce tus datos o haz clic en un icono para iniciar sesión:

Logo de WordPress.com

Estás comentando usando tu cuenta de WordPress.com. Cerrar sesión / Cambiar )

Imagen de Twitter

Estás comentando usando tu cuenta de Twitter. Cerrar sesión / Cambiar )

Foto de Facebook

Estás comentando usando tu cuenta de Facebook. Cerrar sesión / Cambiar )

Google+ photo

Estás comentando usando tu cuenta de Google+. Cerrar sesión / Cambiar )

Conectando a %s