La bruja

Miguel Rubio Artiaga

bruja

Al sortear una estrella fugaz,
se le encabritó la escoba
y aterrizó en mi jardín...
Quedó sentada en el césped,
con pajaritos dándole vueltas
y en la boca una rosa.
Su montura voladora,
asomaba el mango de madera,
en un muro florido hecho de jazmín.
Me acerqué a ella por ayudarle,
la mujer se levantó asustada
y creyéndome una amenaza,
me apuntó con su varita mágica.

¡Por los dioses blancos de la nieve!
¡Desaparece!
Yo me paré en seco,
pero seguía allí.

¡Por Morgana y sus ocho hadas!
¡Conviértete en fantasma!
Me miré todo el cuerpo
y todo estaba allí.

¡Convoco a los cuatro elementos,
Aire , Fuego , Agua y Tierra!
¡Eres una figura de arena!
Y sí, llevaba un poco de polvo,
pero seguía de carne y allí.

¡Por Diana, eterna reina de las brujas!
¡Por la serpiente forjada con almas perdidas!
¡A partir de ahora vagarás en la bruma!
Un poco de niebla había, pero yo seguía allí.

Sin poderlo evitar, sonreí.
-¿Oye ,en esto de ser bruja, eres nueva?
Enfurruñada , con los ojos húmedos,
aclarándose la garganta,
me contestó despacito, que sí.
Desde entonces, vive en mi casa.

Anuncios

Responder

Introduce tus datos o haz clic en un icono para iniciar sesión:

Logo de WordPress.com

Estás comentando usando tu cuenta de WordPress.com. Cerrar sesión /  Cambiar )

Google photo

Estás comentando usando tu cuenta de Google. Cerrar sesión /  Cambiar )

Imagen de Twitter

Estás comentando usando tu cuenta de Twitter. Cerrar sesión /  Cambiar )

Foto de Facebook

Estás comentando usando tu cuenta de Facebook. Cerrar sesión /  Cambiar )

Conectando a %s

This site uses Akismet to reduce spam. Learn how your comment data is processed.