Grajeas eróticas: “Por que nunca debí volver donde mi psiquiatra”

Harry Rainmaker

exhibicionista

Quizás no debí mencionar el asunto, si total esa asiática de indescifrable gesto y diminutos pechos, no logró conmoverme. Quizás no debí mencionar el asunto, de lo que sucedió en el metro, si al cabo la morocha de apretada minifalda que exhibía cómo las bragas le horadaban la raja del culo, se bajó dos estaciones antes. Quizás no debí mencionar el asunto, de lo que sucedió en el metro, de camino al psiquiatra, si al fin de cuentas la histérica de congruentes pechos se cubrió con enfado al advertir el destino de mi mirada enardecida. Quizás no debí mencionar el asunto, de lo que sucedió en el metro, de camino al psiquiatra, para mi última entrevista, si la viciosa de rumboso escote y labios meritorios me sonrío lasciva cuando me estacioné frente a ella. Quizás no debí mencionar el asunto, de lo que sucedió en el metro, de camino al psiquiatra, para mi última entrevista, antes de recibir el alta de mi adicción a exhibirme en los transportes públicos de pasajeros.

 

Anuncios

Responder

Introduce tus datos o haz clic en un icono para iniciar sesión:

Logo de WordPress.com

Estás comentando usando tu cuenta de WordPress.com. Cerrar sesión /  Cambiar )

Google photo

Estás comentando usando tu cuenta de Google. Cerrar sesión /  Cambiar )

Imagen de Twitter

Estás comentando usando tu cuenta de Twitter. Cerrar sesión /  Cambiar )

Foto de Facebook

Estás comentando usando tu cuenta de Facebook. Cerrar sesión /  Cambiar )

Conectando a %s

This site uses Akismet to reduce spam. Learn how your comment data is processed.