Tomando café frente al Obelisco

Alberto Ernesto Feldman

Pistola

Pleno Centro de Buenos Aires. Caluroso mediodía de diciembre del 2015.  Un joven de rasgos duros  y paso rápido  ingresa a un  gran café  atestado de clientes. Identifica  a un anciano de buen aspecto, cruzado de brazos en una mesa cercana a la puerta. Sin saludar, se sienta bruscamente  frente a él.

-Oiga, don, no debió citarme nunca en un lugar tan concurrido, le aseguro que vine  sólo por curiosidad, nunca me pagaron tanto por un trabajo, fue  suficiente  con depositar  el dinero donde le dije y darme algunas  señas del candidato a cadáver; no me puedo exponer y tampoco debieran vernos juntos;  además,  me resisto a conocer sus motivos; lo mío es impersonal, soy un buen profesional: ¿Qué le  pasa?…¿no le basta con  eliminar  a quien lo molesta?

-¿Eliminar?… ¿matarlo?…, no, no es suficiente. Un plomo calibre 45 en cada rodilla me parece mucho mejor, es lo que vamos a hacer, y en un lugar público, para que lo auxilien rápido y no muera desangrado. ¡Tiene que vivir largo tiempo sufriendo, para pagar su deuda!… Sé que esto complica su tarea, pero el pago es generoso y no tengo ninguna duda, usted estará a la altura de las circunstancias, ¡tengo referencias de su excelente desempeño!

-Le agradezco el elogio, pero es cierto, me complica las cosas más de lo que cree. Trato de no involucrarme en los odios de mis clientes, condición necesaria para una buena preparación y  un pulso firme. Con su pedido,  usted  me ha comprometido en su guerra personal, que parece ser bastante feroz, ¡un plomo en cada pierna!,  en realidad, tendría que cobrarle más por dificultar el encargo… pero el trato está sellado. Esto no me ocurrió nunca; usted  ha  conseguido despertar mi curiosidad.  Dígame…, para  haberle generado  tanto odio: ¿Quién es  y qué le  ha hecho?

-De quien se trata, ya se enterará a su debido tiempo. Sí le contaré, que desde hace muchísimos años viene torturándome de una forma  muy sutil, disminuyéndome en presencia de terceros, mostrándose como dueño del éxito, siendo por todos apreciado  pese a su cinismo, siempre con una falsa sonrisa, recibiendo en la espalda inmerecidas palmadas laudatorias,  mientras que yo, que contribuí a su encumbramiento desde  las sombras, sufro horrores  porque conozco la  estafa que representan sus negocios, sus discursos políticos y su actividad social, pero tengo que reconocer que por miedo o por  conveniencia, no me atrevo a  desenmascararlo. No puedo soportar más tanta hipocresía. Quiero acabar con esta farsa.  Le repito: una bala calibre 45 en cada rodilla, por encima de la rótula, pasará lejos de  cualquier arteria importante  y destrozará la articulación. ¡Le arruinaré la vida para siempre y no podrá acusarme, lo habrá hecho usted,  yo nunca me hubiera animado…  y se lo agradezco!… Como le previne, me encargué del arma yo mismo porque entiendo bastante del tema;  fui colega suyo durante mucho tiempo, en una época en que usted todavía no había nacido o era un chico de primaria… Aquí tiene la pistola con el silenciador ajustado. Todo tiene mis impresiones digitales, póngase discretamente  estos guantes de goma para no borrarlas. Yo simularé leer el periódico.  La salida está justo detrás suyo;  sólo cuatro  pasos  y estará en la avenida Corrientes y 9 de julio,  frente al Obelisco, se perderá fácilmente entre la multitud que hormiguea en el Centro de Buenos Aires. Ahora es un buen momento. Mire por debajo de la mesa como si buscara algo;  si lo prefiere, puede apoyar el caño  en cada  rodilla; no me moveré.  Dispare tranquilo y levántese sin prisa. No se inquiete si grito;  deje la pistola en el suelo y siga su camino sin mirar atrás. Nunca  antes nos hemos visto, ¿de acuerdo?…,  ¡AHORA!

Anuncios

Responder

Introduce tus datos o haz clic en un icono para iniciar sesión:

Logo de WordPress.com

Estás comentando usando tu cuenta de WordPress.com. Cerrar sesión / Cambiar )

Imagen de Twitter

Estás comentando usando tu cuenta de Twitter. Cerrar sesión / Cambiar )

Foto de Facebook

Estás comentando usando tu cuenta de Facebook. Cerrar sesión / Cambiar )

Google+ photo

Estás comentando usando tu cuenta de Google+. Cerrar sesión / Cambiar )

Conectando a %s