Viernes de cine: “El ángel azul”

Fernando Morote

El ángel azul

.

“El ángel azul” es la primera de 7 colaboraciones -6 de las cuales se realizaron en los Estados Unidos- entre el director austro americano Josef von Sternberg y la actriz alemana Marlene Dietrich. El elenco incluye como co-protagonista al extraordinario Emil Jannings, actor favorito de Hitler.

6Sternberg luce con esplendor, en esta impactante película de 1930, su vena dramática aplicada a los amores tortuosos. La Dietrich es una corista de arrabal que seduce con su poderosa sexualidad al ingenuo y moderado Jannings, profesor de una escuela secundaria que, en su afán por proteger a sus descarriados alumnos, acaba enredado entre sus faldas y decide mandar al diablo su cátedra y su dignidad. El inocente juego inicial desemboca en un precipitado matrimonio que al poco tiempo destroza el corazón puro y noble del maestro y provee a la cantante una mula que cargue con el bulto doméstico mientras ella se divierte con sus amantes.

8La degradación moral del intelectual es magistralmente actuada por Jannings. Su ingenuidad llega a extremos ridículos. Durante su primer encuentro toma como una gracia las pesadas bromas de la artista que se burla de sus buenos modales soplándole el talco en la cara. El día de la boda imita a un gallito bravo para demostrar ante la flamante novia su ímpetu masculino. Más tarde se rebaja a vender a los parroquianos las fotos de su esposa semi-desnuda. Luego incluso tiene que hacer de payaso para ayudar a atraer público al show. El último kikirikí, con un huevo reventado sobre la cabeza, es una explosión de rabia e impotencia detonada por la traición de su mujer. Al final vuelve desolado, llorando sin consuelo a su antiguo salón de clases, símbolo del hogar para él.

7Sternberg explota maravillosamente la fenomenal anatomía de la Dietrich. Su imagen de tramposa, cubierta con ligeras batas de seda y ligas de nylon en los muslos, es un espectáculo subyugante. Desde el principio halla en su romántico visitante una oportunidad de elevar la categoría de su decadente vida. Es muy excitante verla besándose a escondidas con uno de sus nuevos pretendientes mientras mira al marido descubriéndola en su infidelidad. No deja de resultar extraño contemplarla sobre el escenario, cantando en posición de estatua, con la misma rigidez que 27 años después en un segmento de “Testigo de cargo” junto a Tyrone Power; no son sus movimientos físicos sino su sonrisa y sus ojos encendidos de líbido lo que perturba al espectador. Cuando se sienta de revés contra el respaldo de la silla su expresión cambia para describir con crudo realismo la tristeza de una existencia vacía.

“El ángel azul” es un antro de ínfima calaña, pero también constituye una obra maestra del cine. La calidad de las interpretaciones y la pericia en la dirección compensan con creces la precariedad del sonido y la deficiencia de la fotografía.

El film, rodado simultáneamente en inglés y alemán, sirvió a la Dietrich para convertirse de la noche a la mañana en una estrella mundial y ganar un suculento contrato en Hollywood.  Junto a Sternberg personificó siempre a la clásica femme fatale que con sus encantos aniquila a sus hombres, compartiendo roles con figuras como Gary Cooper, Cary Grant, Herbert Marshall y Cesar Romero.

Responder

Introduce tus datos o haz clic en un icono para iniciar sesión:

Logo de WordPress.com

Estás comentando usando tu cuenta de WordPress.com. Cerrar sesión /  Cambiar )

Google photo

Estás comentando usando tu cuenta de Google. Cerrar sesión /  Cambiar )

Imagen de Twitter

Estás comentando usando tu cuenta de Twitter. Cerrar sesión /  Cambiar )

Foto de Facebook

Estás comentando usando tu cuenta de Facebook. Cerrar sesión /  Cambiar )

Conectando a %s

This site uses Akismet to reduce spam. Learn how your comment data is processed.