Prólogo de “Cartas a mi madre”, por María Rodríguez-Cazaux

Marita Rodríguez-Cazaux

José Ramallo

Prólogo

En este último libro de su autoría, José M. Ramallo, ofrece, bajo numerosos recursos literarios, nutrida compilación de cuentos cortos a los que suma once poemas de gozosa intimidad que ameritan detenida lectura.
Tal como dijo Cortázar, el cuento es un género poco encasillable, sin embargo, hay dos obligatoriedades: superar la “primera etapa ingenua” del cuentista, refiriendo a la equivocada sensación que lleva al escritor a creer sin refute que el lector entiende cabalmente su narración, y el justo cierre, la tensión del conflicto que habrá de rematar la historia.
Es aquí donde, resulta imprescindible el oficio de escritor, oficio que consiste en ambientar, atrapar, desviar de toda otra atención a quien lee, para meterlo en la trama, conduciéndolo a un final que tenga el milagro de conectarlo “con su circunstancia de una manera nueva, enriquecida, más honda o más hermosa”.
Por supuesto, para lograr este milagro, es primordial trabajar expresivamente los paisajes de los cinco sentidos y, por sobre todo, la originalidad. Puntos esenciales que lograrán que el lector se mantenga en el asombro, y quiera seguir indagando, ya no como espectador sino dentro del espacio del cuento, a la par de los protagonistas o decantando preferencias por alguno de los que componen el elenco de la trama.
Afortunadamente, por estos rumbos, van los cuentos de Ramallo con atinado ritmo, haciendo gala de un lenguaje absoluto de veracidad y desplegando cabales escenarios.
En el combate de pasiones que se entabla -porque no hay cuento sin conflicto-, y advirtiendo ya la intención del golpe desde las primeras frases, Ramallo sacude a última campanada y se vale del knock-out ganador. Tarea nada fácil pues atmósfera y voz, aportan el hilo que debe seguirse hasta el cierre, tópicos que tiene claro el joven escritor pergaminense al acatar la premisa de Cortázar.
Merece destacarse “Cartas a mi madre”, fenomenal narración llevada a primera persona, que, a partir de misivas continuadas, va desnudando dolorosos secretos de familia. Un cuento impecable, de trasfondo sicológico que sacude.
También es manejado con destreza literaria “Futuro incierto”, micro cuento donde el narrador omnisciente llama por sus nombres a los actores de la trama y concluye sabedor del destino que ellos ignoran.
En “Castillos de ilusión” el personaje femenino, Esperanza, conjura un recorrido de intimidades que rematan en paralelo a las miserias humanas.
Esa particular manera de narrar de Ramallo, casi confidencial entre personaje y lector, tiene impronta en “El Feo”, cuento breve que desencadena hondos razonamientos tras su lectura.
En “Veterano de guerra”, la crudeza y el simbolismo mantienen el ansia en la trama, en la que, desde las primeras líneas, se intuye la tragedia. A diferencia de otros donde el drama es el lev motiv desplegado, este cuento permite al lector ir por los recónditos pretéritos de un escenario inamovible -allí la tragedia-, amurado a los jóvenes protagonistas.
“Abuelo”, cuento intimista sin golpes bajos, de bella prosa abundante en tropos, dirigido al personaje que lo titula, logra que el lector se empalme a Manuelito, y no puede evitar sentir que, el próximo domingo, tiene una cita impostergable con el anciano.
“Aquel cigarrillo en tu boca”, “Espejos”, “George” aunque diferentes en temáticas, presentan la dinámica del personaje como fuente de argumento, la particularidad del temperamento y el destino que los rodea, siempre, inmanejable.
“Holograma”, una verdadera placa fotográfica, donde la imagen óptica mantiene tridimensional atmósfera porque los amantes -de los cuales solo se menciona el nombre de la mujer-, están frente a la mirada que espía, la del lector que trasvasa el clima de intimidad.
“Miguelito”, cuento magistral que se presta a múltiples análisis por tu reflexivo avance. De relieve los párrafos que llevan a mostrar al personaje aseverando que “…Es feliz, Miguelito hace todo lo que hace para ser feliz […] se integra al sistema como lo que es, una persona común y corriente. Quizá tenga un solo detalle, que lo notan todos menos él”, con el afán omnisciente de convencernos de que el protagonista ha elegido la dicha como puerto para anclar una carencia insalvable.
Entre los jóvenes narradores del momento, José M. Ramallo sobresale en la elaboración de los personajes, más allá de la carnadura del argumento, y es clara la intención del Autor de darle a éstos el primer plano para que sean ellos mismos quienes cuenten desde su esencia propia.
Influyen en el escritor pergaminense, posturas eclécticas, independientes y liberales que levitan su universo personal, y lo trascienden, a tal extremo que conecta con el Lector, quien no puede escapar de la carga emocional ni de los mensajes directos o subliminales del Autor.
Esta conducta que Ramallo evidencia en sus cuentos, toma un giro diferente en la factura de los poemas, donde se refractan los pasos que el poeta encauza, vagando por sombras y luces de amores y desamores.
En la presente selección poética, los paisajes desérticos o pletóricos de fructificación, vocablos y sentidos se abren en pareja sintonía, al tiempo que el Poeta vaticina infiernos miserables y paraísos prometidos. La fragilidad del ser humano, sus cuestionamientos, sus dudas y sus certidumbres, los imprevistos estados de ánimo, se ven proyectados en penumbras de íntima reflexión.
Ha de saberse que la altura narrativa de José M. Ramallo, evidenciada ya en su novela “La mujer de los 35” y en los numerosos cuentos y poemas que figuran en antologías independientes, pronostica anudada relación para quien se acerque a sus tentadoras historias y vislumbre el cosmos apasionado de su lírica. Finalmente, este nudo milagroso entre Autor y Lector, se convertirá en la mitología de sus propias existencias y conciliado disfrute.
—–
Sigue a José Ramallo en:
Blog José Ramallo
—–
“Cartas a mi madre”, de José Ramallo

Responder

Introduce tus datos o haz clic en un icono para iniciar sesión:

Logo de WordPress.com

Estás comentando usando tu cuenta de WordPress.com. Cerrar sesión /  Cambiar )

Google photo

Estás comentando usando tu cuenta de Google. Cerrar sesión /  Cambiar )

Imagen de Twitter

Estás comentando usando tu cuenta de Twitter. Cerrar sesión /  Cambiar )

Foto de Facebook

Estás comentando usando tu cuenta de Facebook. Cerrar sesión /  Cambiar )

Conectando a %s

Este sitio usa Akismet para reducir el spam. Aprende cómo se procesan los datos de tus comentarios .