Entrevista a Juan Besada por «La piel encendida»

Cuadernos del Laberinto

Juan_Besada_GestoEl poeta Juan Besada se embarca en una aventura por el cuerpo amado en LA PIEL ENCENDIDA (Cuadernos del Laberinto. Madrid 2014) en donde apunta directamente al deseo, esa fuerza motora que mueve los cimientos de la literatura y que todos los que sabemos lo que es el amor y la belleza ansiamos y buscamos y necesitamos.

Juan Besada nos sitúa en el epicentro del deseo, en el ansia amorosa que culmina en la avidez de los amantes; y lo hace en una única composición poética que con un ritmo clave y usando versos retomados del anterior poema nos transforman en deseo que se ovilla, espera, mira a su alrededor, decide continuar su viaje particular en busca de la fuente y se desdevana para volver a ovillarse poco después y memorizar cada uno de los movimientos, olores y sonidos del cuerpo que recorre.

«La Poesía es un homenaje al lenguaje, ese invento tan sobrecogedor de los hombres, por su capacidad para sobreponerse a la realidad e inventar nuevas formas de vida y lazos afectivos entre las personas, y ser además tan variable.»

 

P.: ¿Cómo fue el proceso creativo de LA PIEL ENCENDIDA? ¿Cómo se sintió al terminar una obra tan compleja y trabajada?

R.: Me halaga su consideración de LA PIEL ENCENDIDA como una obra compleja y trabajada, y lo agradezco. Del esfuerzo, desde luego, puedo dar fe. En cuanto al proceso creativo, en realidad para mí es un misterio. Lo que motiva para lograr estar sentado al escritorio hora tras hora y día tras día, al menos lo que me motiva a mí, es haber encontrado un patrón,  un eje maestro que se convierte en guía para poder seguir en el tajo, en la mesa de carpintero de la que tanto habla Rafael Chirbes, para saber por donde voy; y creo que ese patrón lo encontré cuando le mostraba a mi mujer, Charo, en un bar de Vigo, un domingo por la mañana, el poema que acababa de escribir en los días anteriores y me comprometí a continuar con uno que comenzase con los últimos versos de ese primero, y sucesivamente, pero de manera que cada poema pudiese ser leído de forma independiente, y así cada uno fuese autónomo. Luego vinieron ocho meses de trabajo muy intenso, de tener el poema siempre en la cabeza, de no abandonar la guía, de llevarlo conmigo durante ese tiempo a cuantos sitios me tocaba viajar, porque los libros no se escriben solos, como constantemente repetía Carlos Fuentes. Cuando noté que el libro había encontrado por fin un camino que vi seguro -había aparecido un tilo que proyectaba su sombra, un pájaro que mostraba los caminos y el deseo comenzaba a navegar por un río subterráneo-  recordé, por el río, un poema escrito dos años antes que me pareció destinado a aquel nuevo poema, y decidí que sería la introducción (quiero poner una escalera en tu risa) Me pareció justo, entonces, buscar un corolario, y lo encontré en el que titulé adenda, por razón evidente, y había escrito siete años atrás. La Poesía vive despacio.  Al terminar lloré, no sé porqué, parece ridículo, pero fue lo que me informó de que había llegado al final, y tuve la sensación de que había estado transcribiendo lo que alguien detrás de mí, oculto, me dictaba durante aquellos intensísimos meses, y esa es la razón por la que acudí a la cita de Torrente Ballester que introduce el poema.  En realidad es de tradición homérica todo esto que estoy diciendo: “háblame, Musa, de aquel varón de multiforme ingenio”.

P.: ¿No le tentó escribir el poema en gallego?

R.: No. Yo no elegí mi lengua materna, es evidente, y la Poesía siempre elige la lengua materna, pues corre, si así no lo hace, el riesgo de la impostura, y el idioma el de ser maltratado. Max Aub quiso elegir el castellano, que no era su lengua materna, y nunca estuvo su poesía a la altura de su prosa. La patria es el lenguaje,  y yo tuve la dicha de nacer en dos patrias y en ambas me desenvuelvo tanto en mi vida cotidiana como en la escritura, pero siempre prevalece en la poesía la de la cuna (no voy a ser yo quien desmienta a Álvaro Cunqueiro), al menos hasta ahora así va siendo. He escrito en gallego ensayo, y el trabajo literario que ocupa ahora mi tiempo lo estoy desarrollando en gallego, pero aquí es también el idioma quien elige.

P.: ¿Qué importancia le da a los premios literarios?

R.: Imagino que para quien los recibe es  muy gratificante y que para los miembros del Jurado de alguna manera también lo será. Por mi parte, jamás recibí uno (aunque sí fui miembro del Jurado de algunos, incluso de Literatura, de ámbito local, eso sí). Este mismo libro, LA PIEL ENCENDIDA, anduvo durante dos largos años navegando de certamen en certamen, y ni llegó siquiera a estar en el escritorio de miembro alguno de ningún Jurado, supongo. Luego leí que se supo de un afamado poeta español, muy premiado y asiduo Presidente del Jurado en múltiples certámenes de Poesía organizados por una destacada Editorial, que rescató del montón de los trabajos desechados por los poetas encargados de la selección de las obras finalistas un título que echaba en falta y que él sabía que se presentara a concurso; y este título recibió el premio. Me pregunté qué hacía yo en aquella selva tan extravagante sin conocer a nadie.

­P.: ¿Qué opinión le merece la situación cultural actual de España?

R.: Desde que Franco pusiera su bota en la Península en aquel terrorífico verano de 1936, la cultura española fue asolada con tal furia que tres generaciones más tarde sólo logró recuperar apenas un ápice de aquel esplendor; no olvidemos a su compinche, en plena Universidad, gritando aquel exabrupto: muera la inteligencia, viva la muerte. Esa es mi sensación. Y de que los miembros de las nuevas élites, las de ahora, se encuentran muy cómodos en medio de la ignorancia, sobre todo las élites políticas y empresariales, y hasta hacen ostentación de ello algunos. Yo, desde luego, no veo a nadie entre las élites, ni siquiera los que prometen recomponerlo todo ahora, preocupado porque el país recupere su pulso cultural de antaño. Sí es cierto que hubo un intento durante la Transición, pero fue tan blando… Entre las élites culturales no veo mucho más brillo tampoco: parece que preocupa más actualmente el glamour y los “megusta” que ninguna otra cosa. Está claro que hay gente que hace cosas muy interesantes, pero la mayoría de las cosas interesantes que se hacen se desenvuelven desde luego muy alejadas de los círculos de las élites. Parece como si hubiese en realidad dos países totalmente paralelos e incomunicados: el de Bárcenas y nosotros. Se ha instalado el dogma casi religioso de que la finalidad de una empresa es únicamente ganar dinero, y el resultado es que los lectores, los espectadores de cine y de teatro, los amantes del circo, los asistentes a conciertos, etc., nos hemos convertido en clientes consumidores, y no se nos ofrece el libro, el espectáculo, el concierto, para darnos la oportunidad de soñar y de ser mejores, sino únicamente para fidelizarnos, exactamente como los zánganos que tan bien viven a costa de que tengamos que prender la luz en casa o llamarnos por teléfono de vez en cuando. Lo que dejemos que se mueva según las leyes del mercado va a ser de los mercaderes, que son quienes dictan sus leyes.

P.: ¿Qué opina un poeta del siglo XXI de la métrica y la rima?

R.: He vivido cuarenta años en el siglo XX y llevo sólo catorce en el XXI, apenas la tercera parte de mi vida, así que no acabo de tener del todo asimilado lo de ser del siglo XXI. Además creo que sigo teniendo anclado el término sigloventiuno al imaginario infantil de los viajes por el Espacio y los cohetes a la Luna. En cuanto a la métrica y la rima, ya que pregunta por ello, sólo se me ocurre decir que la Poesía, para serlo, no puede prescindir del ritmo del idioma en el que se expresa y sería imposible si lo hiciese, y de ahí precisamente brotan las dificultades a la hora de traducirla y los riesgos de impostura si no se deja que sea la Poesía quien elija. La Poesía es un homenaje al lenguaje, ese invento tan sobrecogedor de los hombres, por su capacidad para sobreponerse a la realidad e inventar nuevas formas de vida y lazos afectivos entre las personas, y ser además tan variable. Cada poema es también un homenaje al ritmo del idioma en el que se expresa.

P.: Si pudiese cambiar algo en este mundo a través de su poesía, ¿qué sería?

R.: Es la Política quien tiene la vocación de transformar la realidad, y aunque los políticos de ahora parece que hubiesen renunciado a este mandato, yo confío en que sea transitoria esta renuncia.  De todas formas la Poesía tiene fuerza transformadora, estoy convencido, y por eso la odian tanto los dictadores como la desprecian los mercaderes;  unos y otros saben que transforma la mirada individual y si llega a muchos transforma la de muchos, y empujaríamos entonces todos juntos “hasta  enterrarlos en el mar”.

———-

autorJuan Besada (Santiago de Compostela, 1960): Licenciado en Filosofía y Ciencias de la Educación por la USC. Tras dedicarse a la docencia como profesor de Filosofía en Educación Secundaria, se especializó en Ciencia, Tecnología y Sociedad por la UNED.
Entre sus publicaciones destacan: Estudio da influencia do Proxecto Manhattan no desenvolvemento da ciencia e da tecnoloxía durante a segunda metade do século XX en REVISTA GALEGA DO ENSINO, y en la Revista TRIVIUM El arroyo Iliso (consideraciones acerca de las relaciones entre la Filosofía y la Literatura).
En el año 2004 salió a la luz su primer libro de poemas, titulado Por no sufrir amnesia (3C3 Editores).
Participó como escritor invitado en la V Feria de escritores del Paraguay, celebrada en abril de 2005 en Asunción.
2013 fue el año del estreno, en Buenos Aires, de la obra de teatro Santaégida, verano de 1936, en colaboración con Paula Fernández Mbarak.
Con La piel encendida pretende ahora infundir en el lector, en la lectora, una gota de aliento en medio de la barbarie.

———-

Piel encendidacomprar

Anuncio publicitario

Deja una respuesta

Introduce tus datos o haz clic en un icono para iniciar sesión:

Logo de WordPress.com

Estás comentando usando tu cuenta de WordPress.com. Salir /  Cambiar )

Imagen de Twitter

Estás comentando usando tu cuenta de Twitter. Salir /  Cambiar )

Foto de Facebook

Estás comentando usando tu cuenta de Facebook. Salir /  Cambiar )

Conectando a %s

Este sitio usa Akismet para reducir el spam. Aprende cómo se procesan los datos de tus comentarios.