El puto amo

Ricardo Tejerina

C. FIEDRICH

C. Fiedrich «Two Man by the Sea» (1817)

En la ruta de los peregrinos, al final del camino de piedras, y dentro de las entrañas mismas de la roca grande, el más poderoso de todos los hombres construyó su lugar en el mundo. Los memoriosos recuerdan la crueldad de sus actos y la violencia de sus acciones. En esas tierras escarpadas y agrestes la piedad nunca fue conocida, y de haberlo sido tampoco la hubieran practicado. Por la ladera de la montaña, surcada por el río Bravo, se derrama un llanto irredento teñido de sangre. Curiosamente, la noche trae rumores que presagian una última celebración. Allende la pira funeraria dos jóvenes se rehúsan a tributar al líder muerto. El fuego consume el cuerpo del puto amo al abrigo de la madrugada. Al alba, asoma la libertad.

Anuncio publicitario

Deja una respuesta

Introduce tus datos o haz clic en un icono para iniciar sesión:

Logo de WordPress.com

Estás comentando usando tu cuenta de WordPress.com. Salir /  Cambiar )

Imagen de Twitter

Estás comentando usando tu cuenta de Twitter. Salir /  Cambiar )

Foto de Facebook

Estás comentando usando tu cuenta de Facebook. Salir /  Cambiar )

Conectando a %s

Este sitio usa Akismet para reducir el spam. Aprende cómo se procesan los datos de tus comentarios.