la alegría como una forma de resistencia

José Pastor González

La Risata (1911)-Umberto Boccioni






como la tristeza la huida la rabia el whisky o el rock and roll

y Manú resistía

y soltaba lastre

frente a las copas de coñac

y de cualquiera que quisiera escuchar

su historia de amor

que se rompió en mil pedazos

por mil motivos

y sin motivo

la historia de una mujer que se marchó

y le dejó

tocado y hundido y sin respuestas

«adiós, cariño»

«adiós, mala puta»

y reía sin odio

y repetía su historia

de su amor

y de su mujer

de un hijo muerto con 22 años

de la vendimia en francia

y de su mujer

y del frío de alemania

y de su mujer

y de un seat 127 de color verde

que le duró 31 años

ocho más que su mujer

y reía

con ganas

con alegría

con el entusiasmo de un chiquillo travieso

con los ojos luminosos de coñac y tristeza

poniendo en la barra de todos los bares

como un jugador de poker

-que muestra insolente su juego perdedor-

una historia mil veces contada

mil veces repetida

que dejaba un poso de arena y dolor

negro y espeso

que hacíamos nuestro

y que aunque no se podía sanar  

ni con coñac

ni con whisky

ni con la huida

ni con las risas

ni con el paso del tiempo

ni con el rock and roll

seguíamos bebiendo coñac

y riéndonos de la mala suerte

y de la mala vida

como una forma

de resistir

y sobrevivir

a un mundo sin amor

Deja una respuesta

Introduce tus datos o haz clic en un icono para iniciar sesión:

Logo de WordPress.com

Estás comentando usando tu cuenta de WordPress.com. Salir /  Cambiar )

Google photo

Estás comentando usando tu cuenta de Google. Salir /  Cambiar )

Imagen de Twitter

Estás comentando usando tu cuenta de Twitter. Salir /  Cambiar )

Foto de Facebook

Estás comentando usando tu cuenta de Facebook. Salir /  Cambiar )

Conectando a %s

Este sitio usa Akismet para reducir el spam. Aprende cómo se procesan los datos de tus comentarios.