La (falta de) ética del COI y la FIFA

Juan Patricio Lombera









Desde los años 30 del siglo pasado, parece haberse establecido una competición entre los dos organismos deportivos más importantes del planeta; el Comité Olímpico Internacional (COI) y la Federación Internacional de Fútbol y Asociados. La competición consiste en otorgar los Juegos Olímpicos y el mundial del fútbol a los regímenes más abyectos. La FIFA tomó la delantera, al permitir que en 1934 el Duce Benito Mussolini organizara el mundial, que finalmente se llevó el conjunto italiano. La reacción del COI fue inmediata: darle los Juegos Olímpicos a Hitler para que éste los usase para hacer propaganda de su nefasto régimen. Afortunadamente, Jesse Owens se coló en la fiesta y desbarató con sus cuatro medallas de oro los delirios de Hitler acerca de la raza superior.

Tras la guerra, ambas entidades parecieron haber aprendido la lección, ya que las siguientes competiciones fueron otorgadas a países cuyos mandatarios habían llegado de manera democrática al poder (el caso de Brasil 1950 es discutible, ya que si bien Dutra ganó las elecciones en 1946, había participado en un golpe de Estado contra Getúlio Vargas un año antes). Así pasaron las décadas de los 50 y casi de los 60 hasta llegar a México 68. Supongo que hubo dos factores que decantaron la elección de nuestro país, pese a ser una dictadura, para organizar los Juegos Olímpicos: 1) Latinoamérica nunca había organizado una olimpiada y 2) México era el país mejor preparado. Al COI no le importó un pimiento la matanza del 2 de octubre y los juegos se realizaron con toda normalidad. La FIFA contra atacó dándole el mundial de 1970 también a México. El COI podría argumentar que, tras la matanza, ya no había tiempo para buscar otra sede, pero esa excusa no es válida para la FIFA. Tanto en América como en Europa habría sido fácil encontrar reemplazo como de hecho ocurrió 12 años después, tras la renuncia de Colombia a la organización del mundial del 86.

En Montreal de 1976 se produjo el primer (y más desconocido) gran boicot de los juegos olímpicos de la era moderna. Nueva Zelanda violó los acuerdos de la ONU que prohibían cualquier actividad económica, cultural y deportiva con el régimen del apartheid de Sudáfrica. Concretamente, la selección neo zelandesa de rugby jugó un partido contra su homóloga sudafricana. Las naciones del continente africano exigieron la eliminación del equipo neo zelandés, pero el COI desoyó las peticiones de los africanos, convirtiéndose así en cómplice moral de los racistas sudafricanos. Un total de 15 naciones rechazaron participar. La FIFA permitiendo que Argentina organizase la copa del mundo del 78, pese a tener a una de las más brutales dictaduras del continente desde 1976 continuó la costumbre de permitir a regímenes brutales instrumentalizar propagandísticamente el torneo. Si en 1934, el duelo Italia-España estuvo marcado por un arbitraje sospechosamente favorable a los intereses del equipo local, el Perú-Argentina de 1978 es uno de los partidos más cuestionado de la historia. Argentina necesitaba golear para pasar a la final y así sucedió. Jugadores peruanos como Oblitas denuncian que el propio Videla, acompañado de Kissinger, habría visitado el vestuario antes del encuentro. Y sabido es que el país peruano recibió tras el mundial una generosa donación de 35000 toneladas de grano de trigo así como un préstamo. De las olimpiadas de 1980 y las singulares decisiones de los jueces que beneficiaron a los atletas rusos se podría escribir una enciclopedia. Como todos los mexicanos sabemos a Daniel Bautista y Carlos Girón se les arrebataron las medallas de oro. Al primero tras ser eliminado cuando hacia su entrada al estadio y, al segundo, permitiendo increíblemente que el clavadista ruso repitiese su salto después de haber cometido una pésima ejecución. La invasión de Afganistán por parte de los soviéticos no le importó al COI.

Nuevamente vino un periodo en el que las sedes parecían ser elegidas con cierto sentido común hasta Beijing 2008. Al igual que ocurriera en el pasado, los chinos aprovecharon el evento para hacer propaganda de su nefasto régimen y poner a punto la vigilancia de sus propios ciudadanos. Actualmente, hay en China hasta 600 millones de cámaras de detección facial -1 por cada 2,5 habitantes-. Fue en las olimpiadas que las autoridades descubrieron este siniestro artilugio. Además, as autoridades expulsaron a barrios enteros de sus hogares con motivo de los juegos y reprimieron cualquier tipo de protesta. Por supuesto, el COI no hizo la menor mención a ello. Para empatar el partido, la FIFA recurrió a la Unión Soviética, perdón, a Rusia cuyo dirigente tiene especial afición a acercar elementos radiactivos a sus detractores; un hobby como cualquier otro. Sin embargo, hartos de ir siempre por detrás en el marcador, los mandamases del fútbol decidieron pasar a la ofensiva y conceder la organización del siguiente torneo de naciones a Qatar. De todos es conocida la situación de las mujeres en dicho país y la falta de respeto a los derechos humanos. Pero por si fuera poco, la FIFA ha permitido que se realice el mundial, pese a que, durante la construcción de los estadios han muertos más de 6500 trabajadores que vivían en condiciones esclavistas según una investigación de The Guardian.

Al tenor de todo lo anterior, parece quedar claro que ni a la FIFA ni al COI les importa un comino la represión por parte de los gobiernos, el racismo y las condiciones de trabajo. Lo único que parece importarles a estos organismos es hacer negocio con sus eventos deportivos. Gandhi solía decir, palabras más palabras menos, que no hay belleza en una vestimenta si condena a la miseria a miles de seres humanos. Quizá ha llegado la hora de que los aficionados nos planteemos, por mucho que vibremos con un hermoso gol o una medalla de nuestra nación en las olimpiadas, que un mundial hecho con la sangre de miles de trabajadores no vale la pena ser visto.

Responder

Introduce tus datos o haz clic en un icono para iniciar sesión:

Logo de WordPress.com

Estás comentando usando tu cuenta de WordPress.com. Salir /  Cambiar )

Google photo

Estás comentando usando tu cuenta de Google. Salir /  Cambiar )

Imagen de Twitter

Estás comentando usando tu cuenta de Twitter. Salir /  Cambiar )

Foto de Facebook

Estás comentando usando tu cuenta de Facebook. Salir /  Cambiar )

Conectando a %s

Este sitio usa Akismet para reducir el spam. Aprende cómo se procesan los datos de tus comentarios .