La mantis religiosa

Miguel Rubio Artiaga







No hay mayor pasión amorosa
que yo conozca en el Mundo
incluidos los animales humanos
que la hembra de Mantis Religiosa,
la que siempre parece rezando
juntas en palmas las patas delanteras.
Llevada por la excitación
se va comiendo el amante
comienza por la cabeza
y siempre dentro de ella
acaba con las partes genitales.
No nos quejemos los hombres
que por lo menos
nos llevamos puestos a casa
los testículos y el cipote
aunque podamos perder la cabeza.

Responder

Introduce tus datos o haz clic en un icono para iniciar sesión:

Logo de WordPress.com

Estás comentando usando tu cuenta de WordPress.com. Cerrar sesión /  Cambiar )

Google photo

Estás comentando usando tu cuenta de Google. Cerrar sesión /  Cambiar )

Imagen de Twitter

Estás comentando usando tu cuenta de Twitter. Cerrar sesión /  Cambiar )

Foto de Facebook

Estás comentando usando tu cuenta de Facebook. Cerrar sesión /  Cambiar )

Conectando a %s

Este sitio usa Akismet para reducir el spam. Aprende cómo se procesan los datos de tus comentarios .