Final de una cigarra

Miguel Rubio Artiaga





La Cigarra regaló el violín,
y viejo y cansado
se echó a dormir
dentro del hormiguero.
Creía que las hormigas
agradecidas por su música
durante el trabajo
tendrían a bien cuidarlo.
Pobre cigarra ingenua
al llegar el frío invierno,
ni siquiera despertarlo,
todas a una se la comieron.

Responder

Introduce tus datos o haz clic en un icono para iniciar sesión:

Logo de WordPress.com

Estás comentando usando tu cuenta de WordPress.com. Salir /  Cambiar )

Google photo

Estás comentando usando tu cuenta de Google. Salir /  Cambiar )

Imagen de Twitter

Estás comentando usando tu cuenta de Twitter. Salir /  Cambiar )

Foto de Facebook

Estás comentando usando tu cuenta de Facebook. Salir /  Cambiar )

Conectando a %s

Este sitio usa Akismet para reducir el spam. Aprende cómo se procesan los datos de tus comentarios .