CRÓNICAS DEL CORONAVIRUS: “Separación intrafamiliar”

Juan Patricio Lombera

Beyond the Valley (1986)-Eyvind Earle

 

 

 

 

 

29 de marzo de 2020

Una de las peores tragedias que ocasiona esta pandemia consiste en no poder despedirnos adecuadamente de nuestros seres queridos. Ya se trate de familiares o amigos, que fallecen por causa natural, por el COVID o por cualquier otra enfermedad. Como todos sabemos, el acto de velar y enterrar a un ser querido es una parte esencial del proceso de duelo. En lo personal, recuerdo como uno de los peores traumas de mi vida el no haber podido despedirme de viva voz de mi padre, pese a que sí asistí a su entierro.

En la película “el hechizo de Aquila” (en Latinoamérica) o “Lady Halcón”(en España), los protagonistas están condenados a no poder verse en ningún momento, pese a estar el uno al lado del otro. El capitán Navarre (Rutger Hauer) se convierte en Lobo durante las noches e Isabeau (Michelle Pfeiffer) se transforma en un bello halcón al amanecer. Tan solo pueden vislumbrarse un segundo durante el proceso de mutación. Algo similar, aunque no de índole fantástica, está ocurriendo estos días en miles de hogares españoles. Una de las medidas que ha aconsejado el gobierno para evitar la propagación de la enfermedad es el de la separación intrafamiliar. Consiste, como su nombre lo indica, en mantener las distancias con los seres queridos y es altamente recomendada en los casos de miembros de la familia en zona de riesgo, ya sea por edad o por enfermedad. En principio, podría parecer una tarea fácil de ejecutar, sobre todo si no se tiene hijos, pero es más difícil de lo que se podría creer.

Una de mis funciones en casa consiste en preparar el café y despertar a mi esposa ya que soy el más madrugador de los dos. Desde hace algunos días, Vicky duerme en otra habitación ya que ella es persona de riesgo. Lo primero no representa ninguna dificultad; hacer el café. Ahora bien, en tiempos normales despertar a Vicky ya es una tarea ardua. Cómo dice mi cuñado “para levantarla hay que usar grua”. Pero siendo que ella además es sorda y se quita los audífonos cada noche antes de dormir, me quieren decir cómo chingados la despierto sin tocarla si no me oye. Subir las cortinas es un buen principio, aunque conlleva romper la distancia de seguridad. También podría emplear técnicas extremas como el consabido vaso de agua fría en la cara, con gran riesgo para mi vida e integridad física. Al final, no queda otra más que poner la mano encima del edredón y removerla para luego oír una voz suplicante que dice “5 minutos más”. Al repetir el acto 10 minutos después se oirá el mismo ruego: “5 minutos más”.

Sin embargo incluso eso resulta fácil. Lo peor viene durante el día. No poder besar ni abrazar a la persona querida, pese a estar cerca de ella. No poder acercarse a menos de un metro de distancia es lo verdaderamente duro de esta separación. Y lo peor es que sabemos que seguirá siendo así hasta el fin del confinamiento, ya que deberé seguir saliendo a hacer la compra. Por ende, por muchas precauciones que tome, correré el riesgo de contagiarme y deberé estar separado de Vicky. Afortunadamente, a diferencia de los protagonistas de la película podemos conversar. En fin, lo único que queda es adaptarse a la situación y seguir tirando. Algún día se acabará el confinamiento.

Responder

Introduce tus datos o haz clic en un icono para iniciar sesión:

Logo de WordPress.com

Estás comentando usando tu cuenta de WordPress.com. Cerrar sesión /  Cambiar )

Google photo

Estás comentando usando tu cuenta de Google. Cerrar sesión /  Cambiar )

Imagen de Twitter

Estás comentando usando tu cuenta de Twitter. Cerrar sesión /  Cambiar )

Foto de Facebook

Estás comentando usando tu cuenta de Facebook. Cerrar sesión /  Cambiar )

Conectando a %s

Este sitio usa Akismet para reducir el spam. Aprende cómo se procesan los datos de tus comentarios .