Llegaron desde la oscuridad

Francisco José Segovia Ramos

 

 

 

 

 

Llegaron desde la oscuridad, con sus camisas pardas ocultas tras la chaqueta y la corbata. Vinieron de nuevo de entre las tinieblas, trayendo en sus alforjas los mismos odios, la ira contenida, los pájaros de la muerte.

Millones de voces muertas lloraron en el silencio del olvido. “No existimos jamás”, murmuran con sus bocas cerradas, embutidos en sus trajes rayados de blanco y azul. Envueltos por el mismo gas que acabó con ellos, consumidos por las mismas llamas de los hornos que los convirtieron en polvo, los muertos olvidados lloran con ojos ciegos.

Sobre una fosa común alguien ha puesto una rosa. El nieto de aquél hombre asesinado por ser hombre, abuelo ahora a su vez, sabe que “el trabajo no hace libre a nadie”, y que los látigos y las pistolas nunca harán mejor a la humanidad. Pero las camisas pardas no entienden de inteligencias, abominan de la palabra “cultura” y enarbolan banderas negras.

¿Dónde estás, abuelo? Las alambradas de púas no responden, vibrando un breve instante al compás del viento. ¿Qué pecado cometiste? Los barracones, con sus puertas abiertas mostrando camastros vacíos, no responden. ¿Por qué lo hicieron? Las chimeneas de los hornos crematorios, ahora apagadas, parecen querer decir, señalando al cielo, que quizá allí tampoco lo sepan.

Responder

Introduce tus datos o haz clic en un icono para iniciar sesión:

Logo de WordPress.com

Estás comentando usando tu cuenta de WordPress.com. Cerrar sesión /  Cambiar )

Google photo

Estás comentando usando tu cuenta de Google. Cerrar sesión /  Cambiar )

Imagen de Twitter

Estás comentando usando tu cuenta de Twitter. Cerrar sesión /  Cambiar )

Foto de Facebook

Estás comentando usando tu cuenta de Facebook. Cerrar sesión /  Cambiar )

Conectando a %s

Este sitio usa Akismet para reducir el spam. Aprende cómo se procesan los datos de tus comentarios .