EN RUTA. EN AUTOBÚS (II)

José Pastor González

 

 

 

 

Granada-Cádiar

en este viaje
no importa que la distancia más corta entre dos puntos
sea una linea recta
lo que importa es la tierra los campos los pueblos
entre dos puntos.
este autobús
sin aseo wifi enchufes
con seis pasajeros
une los puntos suspensivos de este viaje…
y la sierra nevada
que embellece cualquier paisaje cualquier viaje cualquier mirada
y la nieve
que la hace más luminosa más radiante más inalcanzable más irreal.
este autobús
que recorre los barrios obreros de Granada
buscando pasajeros que no existen
solo en la parada del Centro Comercial Nevada
-ese templo del culto al capitalismo-
suben dos mujeres.
y seguimos buscando pasajeros:
por ese área metropolitana
de pueblos que perdieron su esencia
que no son ciudad ni pueblo ni urbanización
[que están como en punto muerto]
y seguir por la vega de Granada
esquilmada
donde de su efímero esplendor
solo sobreviven los secaderos de tabaco
y donde un grupo de avefrías
sestean
antes de refugiarse en la laguna de el Padul.
este autobús
que se mete por el valle de Lecrín
con sus naranjos olivos pueblos a desmano
y su embalse de Béznar.
y que entra en las Alpujarras por Lanjarón
lugar de fuentes saludables
con sus plataneros orientales centenarios
su castillo de los moros y su balneario
y sus aerogeneradores que más que molinos son gigantes.
y donde sube un matrimonio que va Órgiva
y que enseguida participa en la conversación
con la que vamos entreteniendo y entretejiendo el viaje.
y las curvas y recurvas
y las almazaras y las ventas y los miradores y los barrancos y los puentes
y llegar a Órgiva
un pueblo con aires de capital
o una capital con aires de pueblo
según los días
donde una pareja de hippys
hacen auto-stop
camino del paraíso.
y donde sube una familia numerosa y ruidosa
cargada con las bolsas de la compra hecha en el Día
y una mujer de hermosas piernas.
y cruzar el Guadalfeo
y entrar y salir de Tablones en un abrir y cerrar de ojos
y llegar a Torvizcón
donde se bajan la familia numerosa y la mujer de hermosas piernas
y donde un taxi
espera a los viajeros que van a Almejigar, Notáez, Cástaras, Nieles…
esos pueblos que parece que no existen
que parece que no importan
y seguir camino
con la Contraviesa blanca
de nieve y almendros en flor
esa belleza frágil y perecedera
de las primaveras alpujarreñas.
y ir dejando cruces de caminos
que llevan a pueblos y cortijos
donde siempre se puede volver
cuando las cosas se pongan difíciles.
y llegar a Cádiar
ya atardeciendo
con los cohetes que celebran San Antón
llenando los sonidos de la tarde.
y bajar aquí
donde están esperándome
esos puntos suspensivos…
que son mis viajes…
que es mi vida…

 

Responder

Introduce tus datos o haz clic en un icono para iniciar sesión:

Logo de WordPress.com

Estás comentando usando tu cuenta de WordPress.com. Cerrar sesión /  Cambiar )

Google photo

Estás comentando usando tu cuenta de Google. Cerrar sesión /  Cambiar )

Imagen de Twitter

Estás comentando usando tu cuenta de Twitter. Cerrar sesión /  Cambiar )

Foto de Facebook

Estás comentando usando tu cuenta de Facebook. Cerrar sesión /  Cambiar )

Conectando a %s

Este sitio usa Akismet para reducir el spam. Aprende cómo se procesan los datos de tus comentarios .