LLEGA EL HOMBRE DEL SACO… PARA QUEDARSE

Francisco José Segovia Ramos

 

 

 

De un escritor como Javier Trescuadras, con una interesante trayectoria de relatos de terror (mención merece su reconocida antología “Enciende primero, respira después”), hay que esperar lo mejor, y no defrauda un ápice con su novela “Libélulas en la noche”.

A caballo entre el thriller policíaco, la novela de aventuras y el género de terror, “Libélulas en la noche”, como en la propia portada anuncia, revive y amplia el mito tan hispano del Hombre del Saco, y lo coloca a la altura de míticos iconos como Fredy Kruger o Jason. No podía Javier Trescuadras ser menos y olvidarse de esa influencia del cine de los ochenta que marca parte de su obra. Y es de agradecer, por supuesto.

“Libélulas en la noche”, una novela extensa y que asusta por su volumen, es de esas obras que se leen de un tirón, a poco que uno se descuide. La trama policial se encadena con momentos de terror hábilmente colocados a lo largo de la narración, sin convertir la historia en una mera investigación de varios crímenes y desapariciones, cuando menos, misteriosas. El terror, en su más profundo sentido, yace entre sus páginas y nos va dejando destilar gotas ácidas que nos dejan el sabor agradable del que disfruta con el miedo.

No es escritor Javier que se incline por una literatura contemplativa, y meramente descriptiva. Sus personajes tienen una historia detrás, muchas veces oscura e inconfesable. Eso los hace más humanos, más cercanos al lector. Nada es lo que parece a primera vista, y los giros en la trama, imprescindibles siempre, no dejan títere con cabeza.

Esa canción, que se repite a lo largo de “Libélulas en la noche”, nos retrotrae a la infancia, pero lejos de convertirse en un lugar idílico al que regresar para buscar la felicidad perdida, es el hilo conductor, la banda sonora de una novela redonda, con un final apocalíptico, dignísimo, con sus gotas de gore y su ritmo frenético.

Nadie, después de leer esta obra de Javier Trescuadras, podrá escuchar esa canción que empieza Al pasar la barca me dijo el barquero… sin sentir un retorcimiento en las tripas y la sensación molesta, desagradable, casi palpable, de que hay alguien detrás escondido entre las sombras.

Quizá, el Hombre del saco.

Libélulas de la noche ha sido publicada por Cazador de Ratas Editorial en el año 2018.

Responder

Introduce tus datos o haz clic en un icono para iniciar sesión:

Logo de WordPress.com

Estás comentando usando tu cuenta de WordPress.com. Cerrar sesión /  Cambiar )

Google photo

Estás comentando usando tu cuenta de Google. Cerrar sesión /  Cambiar )

Imagen de Twitter

Estás comentando usando tu cuenta de Twitter. Cerrar sesión /  Cambiar )

Foto de Facebook

Estás comentando usando tu cuenta de Facebook. Cerrar sesión /  Cambiar )

Conectando a %s

Este sitio usa Akismet para reducir el spam. Aprende cómo se procesan los datos de tus comentarios .