Y ASÍ SE CUENTA LA HISTORIA: “Papas y camotes”

Ítalo Costa Gómez

 

 

 

Ay, mezclar los grupos… mezclar los grupos… Que pendejamente mal me ha ido cuando mis grupos de amigos se han mezclado entre sí. A algunas personas les resulta formidable y cantan la de Xuxa o la de Roberto Carlos, pero mi caso no es. Nunca me ha salido bien esa mescolanza.

[Los amigos de mis amigas son mis amigooooos… (solo cinco minutos). Yo quiero tener un millón de amigos y que ellos nooooo se odien entre sí lalalaaaaa]

Cuando me he visto obligado a abandonar una relación amical – y lo digo así porque es extrañísimo y casi improbable que yo sea el que abandone el barco – ha sido en su mayoría gracias a esas uniones grupales malsanas provenientes del averno satánico. Y si crees que estoy exagerando déjame que te cuente, limeño mientras derramo lisura.

Cuenta la historia que una de mis fotógrafas engreídas estaba lista a estrenar su última exposición en el ICPNA. Sus anteriores puestas habían sido todo un éxito y yo estaba muy contento y orgulloso por ella. Me invitó al evento con un plus.

– Amigo, he visto que siempre sales en unas fotos con Lucía Villa. Su hermano ha estudiado conmigo. No la conozco, pero creo que podríamos ser buenas amigas. ¿Por qué no vas con ella a la muestra?

Algo me decía que no era muy buena idea, pero no quería pecar de egoísta y prejuicioso así que – haciendo un intenso trabajo mental – accedí entusiasta. Le pasé la voz a Lucía. Plan cerrado. Felicidad.

El día de la exposición todo salió muy bonito. Ellas quedaron encantadas una con la otra y yo me sentí culpable – y hasta sonso – por haber dudado en presentarlas. Eso hasta que nos reunimos por segunda vez.

Nos fuimos a la casa de la artista. A la tercera ronda de vino la dueña de casa hizo el brindis que desató el destino inevitable que esa reunión iba a tener.

– Estoy feliz de que hayan venido. Tú, Italo, eres mi mejor amigo y sé que yo también soy tu mejor amiga y gracias por traer a Lucía que será siempre bienvenida.

– ¡¡Saluuuud!! Salud por esoooo. – Yo, apurando el paso.

– Sí, salud. Es lindo haber venido. Italito ha crecido conmigo y ha casi vivido en mi casa desde chico. Se podría decir que somos como primos hermanos y estoy feliz de conocer a una de sus amigas. – En un tono que no precisamente denotaba camaradería. Las caras cambiaron. Ya no era todo bonito.

[Para que sepan todas que tú me perteneces con sangre de mis venas te marcaré la frente, para que te respeten aún con la mirada y sepan que tú eres mi propiedad privada]

Hice que se secaran las copas y que acabara la noche antes de que eso se ponga feo. Pasaron dos semanas y vi una foto de ellas juntas en Facebook. Me alegraba la idea de que hayan tenido buenas migas y quise unirme a la celebración. Le mandé un mensaje a Lucía proponiendo una nueva reunión entre los tres. Lo que me respondió fue digno de un shock nervioso.

– Ay, no Italito. Mejor no. No me cae tan bien esa huevona. Solo la vi porque es amiga de mi hermano, pero no somos pinkys y es mejor que estés fuera de la ecuación.

Me sacó de la foto, pequeños entrometidos, y encima Julieta por su parte tampoco quiso una nueva reunión aduciendo que le daban “celitos”. Ahora ellas son íntimas y paran siempre juntas. ¿Cuál es el resultado? Que yo no las veo nunca. ¿Qué tal, eh? Game over.

Ya les he dicho ya… No puedo mezclar papas con camotes porque o no se mezclan bien o hacen tan buen equipo que yo no quepo.

[Siento celos ni de macho ni cornudo, simplemente de amor puro, de tristeza y desconsuelo. Ceeeeeelos de los ojos de mi amigo, del saluuuudo de un vecino y del forro de tu abrigooooo. Celos, ese duuuulce sufrimiento que te queeeema a fuego lento que me hace tu enemigoooo uuuoooo]

Es mi jacarandoso destino: Mesa para dos, cena para dos, película de a dos y vino para cuatro. De ahí no me saca nadie y con este testimonio entenderán el por qué.

Responder

Introduce tus datos o haz clic en un icono para iniciar sesión:

Logo de WordPress.com

Estás comentando usando tu cuenta de WordPress.com. Cerrar sesión /  Cambiar )

Google photo

Estás comentando usando tu cuenta de Google. Cerrar sesión /  Cambiar )

Imagen de Twitter

Estás comentando usando tu cuenta de Twitter. Cerrar sesión /  Cambiar )

Foto de Facebook

Estás comentando usando tu cuenta de Facebook. Cerrar sesión /  Cambiar )

Conectando a %s

Este sitio usa Akismet para reducir el spam. Aprende cómo se procesan los datos de tus comentarios .