Cuando caí de la cuna

Miguel Rubio Artiaga

 

 

 

 

Cuando caí de la cuna,
posiblemente antes,
ya me quedé como soy.
Si a alguno le inoportuna
siga de largo en su viaje
evitaremos el empujón
y que no haya reyerta alguna
que no soy de apartarme
aunque resuene el tambor
de guerra, sin ver razón justa.

Cuando caí de un algarrobo
ya mayorcito y de lo más alto
tuvo a bien parar mi cabeza la tierra,
puede que quedase más loco,
uno de esos hombres raros
que acaban siendo poetas
Solo así encuentro el gozo.
de poder seguir andando
combatiendo la tristeza.

Paseando por el campo,
esto ya de adulto,
un rayo me cayó encima
y lo poco cuerdo y sensato
si alguna vez lo hubo
explotó en una estampida de chispas.
Viendo entonces de lo que estoy rodeado
el miedo de la gente al futuro
puede no sea cosa maldita.

Caerte de la cuna pequeño,
de un alto algarrobo mayorcito
que te parta un rayo en el campo
y que mantengas la vida
ya eres libre de todo miedo
disfrutando feliz de sueños infinitos,
ya tres veces resucitado
y reconociendo mi locura
espero a la muerte con una sonrisa.

 

Anuncios

Una respuesta a “Cuando caí de la cuna

  1. La vida y sus momentos nos van marcando, forman nuestro carácter y personalidad. Nos llevan al camino del que no regresamos. Felicidades Miguel por estas hermosas letras!

Responder

Introduce tus datos o haz clic en un icono para iniciar sesión:

Logo de WordPress.com

Estás comentando usando tu cuenta de WordPress.com. Cerrar sesión /  Cambiar )

Google photo

Estás comentando usando tu cuenta de Google. Cerrar sesión /  Cambiar )

Imagen de Twitter

Estás comentando usando tu cuenta de Twitter. Cerrar sesión /  Cambiar )

Foto de Facebook

Estás comentando usando tu cuenta de Facebook. Cerrar sesión /  Cambiar )

Conectando a %s

This site uses Akismet to reduce spam. Learn how your comment data is processed.