De esas horas sin tiempo

Lala González

Amantes– Otto Mueller (1874-1930)

 

 

 

Zozobra mi vientre enardecido por el roce de tus dedos
casi muerta en tu boca
impávida
sin alma
el alma se me escurrió por la piel
en el último gemido que se brocó a mi garganta

t i e m b l o

sobre este celeste manto que nos lleva a cuestas
puedo jurarte que detienes el tiempo con tus besos
lo detienes sin pensar en repercusiones
pues en nuestra jornada amatoria
no caben ardides ni cuestionamientos
en nuestras travesías de hogueras
solo hay espacios para perdernos en nuestros cuerpos
en nuestro averno

Puedo jurarte que Kronos nos odia
no, nos odia
nos desea
nos ama
le place ver como el secundero se derrite al tic tac de tu lengua en mi colmena
mientras yo
me elevo hasta el zenit de la inconsciencia
a lo lejos
puedo escuchar como golpea con fiereza su pecho
al mirarnos dentro del espejo
siendo el más fiel voyeur de nuestro destiempo

puedo jurarte que detienes el tiempo
cada vez que nos perdemos en el fuego

 

Anuncios

Una respuesta a “De esas horas sin tiempo

Responder

Introduce tus datos o haz clic en un icono para iniciar sesión:

Logo de WordPress.com

Estás comentando usando tu cuenta de WordPress.com. Cerrar sesión /  Cambiar )

Google photo

Estás comentando usando tu cuenta de Google. Cerrar sesión /  Cambiar )

Imagen de Twitter

Estás comentando usando tu cuenta de Twitter. Cerrar sesión /  Cambiar )

Foto de Facebook

Estás comentando usando tu cuenta de Facebook. Cerrar sesión /  Cambiar )

Conectando a %s

This site uses Akismet to reduce spam. Learn how your comment data is processed.