Monstruos inadvertidos

Miguel Rodríguez

 

Vimos al monstruo a escasos metros del coche y a un lado de la carretera; inmenso, grotesco, bárbaro. Era feo sin matices. Nosotros conducíamos despacio, íbamos hablando relajadamente y pudimos esquivarlo a tiempo, lo cual nos libró de un impacto seguro a aquella hora de la noche. Imaginábamos las posibles consecuencias de tal impacto.

– ¿Y qué comen los jabalíes?

– Comen humanos.

– … ah, bueno…

Anuncios

Una respuesta a “Monstruos inadvertidos

  1. Lo que cuento en este relato sucedió tal cual, palabra por palabra. Fue como estar dentro de un cuento. Me permito no contar el final.

Responder

Introduce tus datos o haz clic en un icono para iniciar sesión:

Logo de WordPress.com

Estás comentando usando tu cuenta de WordPress.com. Cerrar sesión /  Cambiar )

Google+ photo

Estás comentando usando tu cuenta de Google+. Cerrar sesión /  Cambiar )

Imagen de Twitter

Estás comentando usando tu cuenta de Twitter. Cerrar sesión /  Cambiar )

Foto de Facebook

Estás comentando usando tu cuenta de Facebook. Cerrar sesión /  Cambiar )

w

Conectando a %s

This site uses Akismet to reduce spam. Learn how your comment data is processed.