“Crónica de mi familia” de Vasco Patrolini

Germán Cáceres

 

 

Es esclarecedor el prólogo de Juan Forn, director de la colección «rara avis», que también tuvo a cargo la adaptación de la traducción del italiano realizada por Héctor Álvarez. Allí afirma –y esta nota coincide con su opinión– que Crónica de mi familia “es un libro único, inclasificable, inmortal, por esas tres razones inicia esta colección.” Y más adelante se aclara que “Este libro no es una obra de ficción. Es un soliloquio del autor con su hermano muerto.” Y, sin embargo, se lee como una novela realista, porque en Pratolini prevalece el espíritu narrativo.

La prosa es exquisita, fluida, fresca; a través de ella se perciben los olores y las tonalidades de objetos y paisajes. Sus descripciones son precisas y bellas (“A los lejos se podían apreciar los campos arados, perfectos, en ligero declive, el canto de las cigarras, las mariposas extraviadas en la luz”). La obra está escrita en primera persona; su primera edición italiana es de 1946.

La historia es leve, trata de la evolución de los vínculos entre los dos hermanos, pero priman las escenas sencillas, las anécdotas de sucesos cotidianos y el registro de las relaciones familiares (“Subí a la bicicleta para ir a tu encuentro. Era ya de noche y las calles estaban oscuras y llenas de gente, pero el aire era todavía tibio y el viento que me daba en la cara me alegraba el ánimo”). Cuando critica a las clases altas, no hace comentarios, se limita a mencionar sus conductas y así cuestiona sus vidas opacas y su tedioso amaneramiento.

Lamentablemente la fatalidad le deparó a su hermano ser infeliz y morir joven. Es más: toda su familia de origen tuvo un destino patético. Y Crónica de mi familia es también una confesión de la propia consternación de Vasco Pratolini ante tanto dolor y de la pobreza que soportó en su juventud. Y expone una particular visión del amor entre la gente pobre: “…es el más frágil: o las almas se ensamblan o todo se destroza y fragmenta, y el amor se convierte en embrutecimiento, desesperación, odio, incluso en tragedia”.

Con su arte y su depurado oficio Praatolini logró que este testimonio no cayera en lo lacrimógeno.

El autor nació en Florencia en 1913 y murió en Roma en 1991. Escribió entre otros títulos El barrio, Las amigas, Crónica de pobres amantes, Diario sentimental, Un héroe de nuestro tiempo, Las muchachas de Sanfrediano, El domingo de la gente pobre, Largo viaje de Navidad, Metello, El chal, La constancia de la razón, Alegoría y escarnio, Mi ciudad tiene treinta años. Varias de sus obras fueron llevadas al cine. Además, escribió en colaboración los guiones de Paisá, de Roberto Rossellini, y de Rocco y sus hermanos, de Luchino Visconti. Marcelo Mastoianni dijo que “Si me hicieran elegir un libro italiano de mi tiempo diría sin dudarlo: Crónica de mi familia”.

Crónica de mi familia”, de Vasco Pratolini. (Tusquets Editores, Buenos Aires, 2018, 176 páginas)

Anuncios

Responder

Introduce tus datos o haz clic en un icono para iniciar sesión:

Logo de WordPress.com

Estás comentando usando tu cuenta de WordPress.com. Cerrar sesión /  Cambiar )

Google+ photo

Estás comentando usando tu cuenta de Google+. Cerrar sesión /  Cambiar )

Imagen de Twitter

Estás comentando usando tu cuenta de Twitter. Cerrar sesión /  Cambiar )

Foto de Facebook

Estás comentando usando tu cuenta de Facebook. Cerrar sesión /  Cambiar )

Conectando a %s

This site uses Akismet to reduce spam. Learn how your comment data is processed.