El último bufón

Miguel Rubio Artiaga

El trovador (1950)-Giorgio de Chirico

 

 

Este era el refugio
de uno
de los últimos bufones.
EL bufón trovador,
el bufón poeta.
Se va con él
la soledad nocturna
y el sentido único
de que La Luna
sea mucho más
que un pálido cometa
girando atornillado
en cualquiera órbita
alrededor
de cualquier planeta.
Se van los cascabeles
de la pronta risa,
el cínico artista
capaz de decir verdades
pareciendo mentiras.

Se ha ido el bufón
descarado,
el sabio libre
vestido de payaso.
Un ingenuo loco alegre
y en caso necesario
un cínico astuto
y desalmado.
Si lo piensas bien
en quitando el rey
el único que no respeta
pero es respetado.

Se lo llevó prendido
un golpe de viento
de un ciclón colosal
ya extinguido.
Lo dejó
meciéndose en el mar,
los ojos cerrados
serenamente dormido

Ahora escribe
sobre las olas
sus versos nuevos
en un escritorio
vivo e infinito.
Con plumas
de la gaviota más culta
y tinta compañera
de colores de la mar
hecha de espuma.

 

Anuncios

Responder

Introduce tus datos o haz clic en un icono para iniciar sesión:

Logo de WordPress.com

Estás comentando usando tu cuenta de WordPress.com. Cerrar sesión /  Cambiar )

Google+ photo

Estás comentando usando tu cuenta de Google+. Cerrar sesión /  Cambiar )

Imagen de Twitter

Estás comentando usando tu cuenta de Twitter. Cerrar sesión /  Cambiar )

Foto de Facebook

Estás comentando usando tu cuenta de Facebook. Cerrar sesión /  Cambiar )

w

Conectando a %s

This site uses Akismet to reduce spam. Learn how your comment data is processed.