PASIÓN

Carla Demark

 

Robamos el atardecer un verano:
lo descubrimos cuando quemaba
el silencio del campo.

Lo atrapamos en el horizonte,
mientras abría hacia el oeste
sus naranjas manos.

Cayó valiente y vigoroso,
penetró la tierra desde lo alto,
se fundió en la penumbra de la noche
y agotó su mejor fuego
en nuestros brazos.

 

Pinchando en la imagen accederás a la web de la autora

Deja una respuesta

Introduce tus datos o haz clic en un icono para iniciar sesión:

Logo de WordPress.com

Estás comentando usando tu cuenta de WordPress.com. Salir /  Cambiar )

Google photo

Estás comentando usando tu cuenta de Google. Salir /  Cambiar )

Imagen de Twitter

Estás comentando usando tu cuenta de Twitter. Salir /  Cambiar )

Foto de Facebook

Estás comentando usando tu cuenta de Facebook. Salir /  Cambiar )

Conectando a %s

Este sitio usa Akismet para reducir el spam. Aprende cómo se procesan los datos de tus comentarios.