Ven Muerte

Miguel Rubio Artiaga

 

Ven Muerte,
te desafío
que sea
el final
de mi camino
cuando yo quiera
y no cuando
decidas tú.
Los dos
somos esclavos
de la misma vida.
Tú en tu trabajo,
yo en ir gastando años
enlosando un camino
que solo finaliza
con tu llegada.
Quiero
que cuando vengas
lo hagas
de una forma digna.
Muerte hermana
desde mi primer llanto
que me daba por vivo
tú allí estabas
a mi lado
al nacer yo,
tú naciste conmigo.
Eres la Diosa
verdadera
justa y honrada.
Ven final último
y hablemos.
¡No uses conmigo
la sotana negra
y roída
con la guadaña!
¡Tú estabas
antes que el Hombre
y sabes de su rutina
de tiempos cambiados!
Cuando vengas
te presentas educada
de manera sencilla!
Hola Miguel
¿Me llamabas?
Soy la Muerte.
Y nos damos la mano.
Luego,
nos vamos a un bar
y tomamos
una cerveza
en una mesa
enfrentadas las sillas.
Era una mujer
de unos cuarenta
y pocos años
de ojos azulados
cargados de chispas
tristes y alegres
llenos de ironía.
No era bella
pero sí
infinitamente interesante
y muy atractiva.
Comenzamos a hablar
y un gran torbellino
vino a formarse
partiendo
de una ligera brisa
y debo decir sinceramente
lleno de orgullo
que yo amé la muerte.

Recuerdos.
Cuando desperté
ya no estaba.
Desde entonces
la desafío desesperado
para ver si vuelve.

Anuncios

Responder

Introduce tus datos o haz clic en un icono para iniciar sesión:

Logo de WordPress.com

Estás comentando usando tu cuenta de WordPress.com. Cerrar sesión / Cambiar )

Imagen de Twitter

Estás comentando usando tu cuenta de Twitter. Cerrar sesión / Cambiar )

Foto de Facebook

Estás comentando usando tu cuenta de Facebook. Cerrar sesión / Cambiar )

Google+ photo

Estás comentando usando tu cuenta de Google+. Cerrar sesión / Cambiar )

Conectando a %s