CARTAS DEL DIABLO A SU SOBRINO de C. S. Lewis

Lucas Berruezo

Grand Tetons

 

«De hecho, el camino más seguro hacia el infierno es el gradual: la suave ladera, blanda bajo el pie, sin giros bruscos, sin mojones, sin señalizaciones.»

S. Lewis, Cartas del diablo a su sobrino.

 

Cartas del diablo a su sobrino es una novela epistolar en la que un demonio llamado Escrutopo le escribe a su sobrino Orugario, un demonio menor y principiante, con el fin de aconsejarle para pervertir y perder el alma de un hombre. Escrita por el autor inglés Clive Staples Lewis (más conocido como C. S. Lewis y mundialmente famoso por su saga Las crónicas de Narnia), la novela fue publicada en 1942, en plena Segunda Guerra Mundial.

C. S. Lewis fue un intelectual polifacético, de una complejidad y una profundidad innegables. Escritor, ensayista, profesor, crítico literario, medievalista y pensador cristiano, desplegó en estas cartas todo su saber teológico para desentrañar no sólo los «secretos» de la naturaleza de Dios y de los demonios, sino también las complejidades de la naturaleza humana y de la Salvación. En efecto, en las recomendaciones de Escrutopo conocemos en qué se centran los demonios a la hora de tentar a los hombres y, así, nos asomamos a las debilidades humanas y a la naturaleza de lo que generalmente entendemos por «pecado», que muchas veces no se corresponde con lo que los demonios (y Dios mismo) entienden por eso. Además, todo está escrito en un registro simple, que vuelve amena la lectura y golpea con la contundencia de lo que combina lo profundo con lo entendible.

Usando la sátira como instrumento, Lewis muestra un infierno propio del siglo XX: una «oficina» en la que se hace un trabajo eficiente. De esta manera, los demonios trabajan en obtener su objetivo: la fagocitación de las almas humanas, cuando no de los mismos demonios. Orugario se propondrá la perdición del alma del «paciente» que le ha sido asignado. Si lo consigue, dicha alma será absorbida por los demonios en un acto de apropiación y anulación; si no lo consigue y el hombre se salva, él mismo será absorbido por su tío. De eso se trata la naturaleza infernal, de negar la esencia de los demás por medio de la anulación del más débil por el más fuerte. Por esto mismo, a diferencia de Dios que deja ser a toda su creación, el señor de los demonios es aquel que lo quiere todo para sí.

41e-hhpnmgl-_sx329_bo1204203200_Son varios los temas que se desarrollan en Cartas del diablo a su sobrino: la virtud, el amor, la modestia, el tiempo, las penas, los placeres, la risa, la oración, la propiedad, el libre albedrío, la muerte, el odio y una larga lista de etcéteras. Abordados con inteligencia y profundidad, estos temas muchas veces sorprenden por develar una realidad diferente de la que estamos acostumbrados a ver. A veces, lo que creemos malo no lo es tanto y lo que consideramos bueno no es más que un engaño del demonio para confundirnos y perdernos.

Dadas las características de este artículo, sería imposible desarrollar una mínima parte de estos aspectos mencionados. Por eso, me conformo con señalar al menos uno: el de la propiedad. Según Cartas del diablo a su sobrino, el humano no es dueño de nada, y que se crea dueño de algo es un engaño del demonio. Principalmente, este engaño se centra en dos aspectos que forman parte de las convicciones indiscutibles de la humanidad: la propiedad sobre el tiempo y sobre el propio cuerpo.

1.Es absurdo que el hombre se crea dueño de su tiempo: «El hombre no puede ni hacer ni retener un instante de tiempo; todo el tiempo es un puro regalo; con el mismo motivo podría considerar el sol y la luna enseres suyos».

2.Es absurdo que el hombre se sienta dueño de su cuerpo: «Los humanos siempre están reclamando propiedades que resultan igualmente ridículas en el Cielo y en el Infierno, y debemos conseguir que lo sigan haciendo. Gran parte de la resistencia moderna a la castidad procede de la creencia de que los hombres son “propietarios” de sus cuerpos; ¡esos vastos y peligrosos terrenos, que laten con la energía que hizo el Universo en los que se encuentran sin haber dado su consentimiento y de los que son expulsados cuando le parece a Otro!» (pág. 109)

3.Conclusión: «Y durante todo este tiempo, lo divertido es que la palabra “mío”, en su sentido plenamente posesivo, no puede pronunciarla un ser humano a propósito de nada. A la larga, o Nuestro Padre o el Enemigo dirán “mío” de todo lo que existe, y en especial de todos los hombres. Ya descubrirán al final, no temas, a quién pertenecen realmente su tiempo, sus almas y sus cuerpos; desde luego, no a ellos, pase lo que pase. En la actualidad, el Enemigo dice “mío” acerca de todo, con la pedante excusa legalista de que Él lo hizo. Nuestro Padre espera decir “mío” de todo al final, con la base más realista y dinámica de haberlo conquistado.» (pág. 110)

Con estas tres citas se puede ver cómo se aborda uno de los tantos temas que Cartas del diablo a su sobrino desarrolla y profundiza.

Sin lugar a dudas, estamos ante un libro revelador en muchos sentidos, que vale la pena leer y releer sin descanso, una y otra vez.

Anuncios

Responder

Introduce tus datos o haz clic en un icono para iniciar sesión:

Logo de WordPress.com

Estás comentando usando tu cuenta de WordPress.com. Cerrar sesión / Cambiar )

Imagen de Twitter

Estás comentando usando tu cuenta de Twitter. Cerrar sesión / Cambiar )

Foto de Facebook

Estás comentando usando tu cuenta de Facebook. Cerrar sesión / Cambiar )

Google+ photo

Estás comentando usando tu cuenta de Google+. Cerrar sesión / Cambiar )

Conectando a %s