La breve historia del hombre que vivió al revés

Francisco Rapalo

nino-geopolitico-dali

Niño geopolítico mirando el nacimiento de un hombre nuevo (1943)-Salvador Dalí

 

Hubo una vez un hombre que vivió al revés. Primero estaba muerto. Después estuvo en su entierro; la multitud vestida de negro lo aplaudió mientras lo ayudaban a incorporarse.

Entonces tuvo que conocerlos a todos, aprender sus nombres, saber a quién trataba con indiferencia y a quién le hacía el amor. Tuvo que aprender cuál era el propósito de su vida; a sentir pasión, culpa, a extrañar, a tener una actitud mala con la gente que se suponía no debía gustarle.

Y lo hizo; todo eso.

Al final, lo introdujeron en su madre con unas pinzas, en la tibia y blanda oscuridad de su interior. Se disolvió en esas aguas, se dividió: ocho en cuatro, cuatro en dos, dos en uno.

Algunos lo lloraron.

Es tan difícil de explicar, decía su madre, está tan dentro de mí pero tan lejos.

.

Anuncios

Responder

Introduce tus datos o haz clic en un icono para iniciar sesión:

Logo de WordPress.com

Estás comentando usando tu cuenta de WordPress.com. Cerrar sesión / Cambiar )

Imagen de Twitter

Estás comentando usando tu cuenta de Twitter. Cerrar sesión / Cambiar )

Foto de Facebook

Estás comentando usando tu cuenta de Facebook. Cerrar sesión / Cambiar )

Google+ photo

Estás comentando usando tu cuenta de Google+. Cerrar sesión / Cambiar )

Conectando a %s