“Plaza Cuicuilco y otros cuentos de variada intención”, de Carlos Véjar Pérez-Rubio

Germán Cáceres

Calos Véjar

Carlos Véjar, arquitecto, maestro en Historia del Arte y doctor en Estudios Latinoamericanos por la Universidad Nacional Autónoma de México (UNAM), es fundador y director de Archipiélago. Revista Cultural de Nuestra América, una excelente publicación en español que aparece desde hace veintitrés años.

Publicó textos de su profesión, ensayos y otros trabajos en libros colectivos. Recibió el Premio de Teoría, Historia y Crítica de la IX Bienal de Arquitectura y Urbanismo de Quito, Ecuador.

El presente trabajo consta de trece cuentos, y varios de ellos están emparentados con la corriente indigenista, entre cuyos representantes figuran José María Arguedas, Ciro Alegría, Manuel Scorza y muchos otros escritores. Por ejemplo, “Utopiatlán” se encuentra profundamente enraizado en las cosmogonías, mitos y leyendas de los aborígenes mexicanos. El mismo clima se respira en “El vigilante”, cargado, además, de un ámbito surreal.

La prosa del autor es concisa y ágil, hecha de oraciones breves y descripciones precisas. Su fluidez con frecuencia adquiere belleza (“Olor a humedad que ahoga, embriaga, aire calcinante que se estanca y permanece hasta ser barrido por la brisa que viene del mar”, del cuento “La mulata y el mar”). La riqueza de su vocabulario deslumbra, y sus citas de las mitologías griega y romana y del arte en general demuestran la vastedad de sus conocimientos.

“Egoísmo” enaltece la vida interior como fuente de goce espiritual. El costado onírico está presente también en varios de sus cuentos: “El derrumbe” refleja las ensoñaciones de un solitario, en “Marcela y los perros” esas fantasías chocan contra una realidad cruda y brutal y en “A la deriva” se entremezclan con recuerdos. “Estrellitas y duendes” y “Tiempo de Rocío” tratan de las experiencias románticas con las que fabulan sus personajes. El autor alude al enamoramiento más que al amor, como ocurre en el célebre ensayo de Stendhal sobre la cristalización.

En esta colección de cuentos hay lugar para el humor, como “Si ella hubiera venido”, que atrapa por su suspenso, y “Ellas van”, que satiriza a las presumidas mamás que llevan y traen a sus hijos del colegio conduciendo poderosas VAN.

Finalmente, en “La casa roja” se narran las vicisitudes que un arquitecto debe afrontar y Carlos Véjar, por supuesto, se encuentra como pez en el agua. “Plaza Cuicuilco” resume su pensamiento al narrar poéticamente las alternativas de un grupo de estudiantes cuyas motivaciones se reparten entre la cultura y el activismo político.

Este es un libro que ningún latinoamericano debe pasar por alto: aborda su historia, sus anhelos y sus esperanzas.

Plaza CuicuilcoPlaza Cuicuilco y otros cuentos de variada intención”, de Carlos Véjar Pérez-Rubio (Editora de Gobierno del Estado de Veracruz, México, 2015, 128 páginas)

Anuncios

Una respuesta a ““Plaza Cuicuilco y otros cuentos de variada intención”, de Carlos Véjar Pérez-Rubio

  1. Hola Carlos nos conocimos hace mucho años, un flash back a nuestra juventuf!!!! Saludos!!!

Responder

Introduce tus datos o haz clic en un icono para iniciar sesión:

Logo de WordPress.com

Estás comentando usando tu cuenta de WordPress.com. Cerrar sesión / Cambiar )

Imagen de Twitter

Estás comentando usando tu cuenta de Twitter. Cerrar sesión / Cambiar )

Foto de Facebook

Estás comentando usando tu cuenta de Facebook. Cerrar sesión / Cambiar )

Google+ photo

Estás comentando usando tu cuenta de Google+. Cerrar sesión / Cambiar )

Conectando a %s