Estás hecha

Miguel Rubio Artiaga

Mujer espalda

Estás hecha de plumas
escogidas por cisnes,
de arena blanca
trillada por la nieve
la cal y la sal,
brillante en sílice.
La sombra acogedora
del estío caminante,
cuando más rabia tiene el Sol,
por no poder ser amante
de la Luna dormida,
reos de un amor imposible.

Eres, el fuego cuentacuentos
de la chimenea.
El crepitar confortable
de la madera de leño
y el murmullo de la brasa
al ascender su alma invisible.
El amanecer risueño
que atraviesa la tristeza
como una lanza
y eres mi silencio,
cuando las penas vuelan
en realidades terribles.

Estás hecha de Libertad
y ramo de flor silvestre,
que te sigue acariciando
con su aroma
aún marchito y seco.
Como gasa de nube,
que alivia todas las cicatrices.
Vistes, la sencillez y belleza
de una flor de almendro
en mitad de una ladera
de tierra y piedra reseca,
guardan en pétalos blancos
la vida de las firmes raíces.

Eres lo que no puede
existir, la leyenda
dada por incierta
y que nadie dice creer.
Pero tu mirada,
rompe lo irrompible.
La ola solitaria
que sigue subiendo
al llegar a la cima
para acariciar el cielo.
Su espuma de marmolina
siempre impredecible.

Estás hecha de lluvia,
de senda de vientos,
que hace reír las veletas
con tus alas de mujer
y contoneos de garza
en una danza de nuevos abriles.
Eres mi conciencia,
mi esclava, mi ama, mi alma,
lo que nunca sabré,
el remo, el timón, el ancla,
todo lo que me hace seguir
tus atajos y sendas libres,
tu mano rozando mi mano,
sin poder resistirme.

Responder

Introduce tus datos o haz clic en un icono para iniciar sesión:

Logo de WordPress.com

Estás comentando usando tu cuenta de WordPress.com. Salir /  Cambiar )

Google photo

Estás comentando usando tu cuenta de Google. Salir /  Cambiar )

Imagen de Twitter

Estás comentando usando tu cuenta de Twitter. Salir /  Cambiar )

Foto de Facebook

Estás comentando usando tu cuenta de Facebook. Salir /  Cambiar )

Conectando a %s

Este sitio usa Akismet para reducir el spam. Aprende cómo se procesan los datos de tus comentarios .