En rojo: “Blues nocturno (I) La fiesta fue de los otros”

Harry Rainmaker

Hombre solo

Era una noche cerrada.

A través del balcón, se adivinaba la ciudad dormida. Allá abajo, cada tanto, el rumor de un auto. A lo lejos, el eco de una sirena se diluía en el silencio. Acá, unos hielos tintineando en el vaso de vodka que lánguido sostenía en la mano, sentado sobre un colchón tirado en el piso. En el equipo de música sonaba un blues. No era mucho más lo que me había quedado de la separación. Empezando por el auto, le había dejado todo, salvo los discos, el equipo, la ropa y algunos libros. Con estas mínimas pertenencias enfrentaba otra noche de insomnio y la misma tristeza.

Quizás haya sido la tormenta que se avecinaba. Quizás haya sido el licor que me quemaba las entrañas. Quizás haya sido el colchón, mudo testigo de tanta caricia. Quizás haya sido el blues. Lo cierto es que confabulados con el esquivo sueño, todos mis fantasmas habían venido a visitarme, para danzar a mí alrededor como en un carnaval grotesco.

Recostado contra la pared, con la habitación a oscuras, me dejaba hipnotizar por las coloridas revoluciones del ecualizador gráfico, alucinando que BB King le ponía música al latido de mi desvalido corazón:

Well now it’s three o’clock in the morning.

And I can’t even close my eyes

Three o’clock in the morning, baby.

And I can’t even close my eyes

Can’t find my baby. And I can’t be satisfied

No pude evitar recordar cómo en este mismo colchón y también en el piso, celebramos hasta agotarnos felices, nuestra primera noche viviendo juntos. Recordé como te gustaba masturbarte mientras te miraba, tomando nota en silencio del impredecible recorrido de tus dedos. Recordé también cuando por fin te animaste a intentar nuevas sensaciones y las orgullosas lágrimas que, como condecoraciones al valor, dejaste rodar por tus mejillas, cuando me sentiste traspasar las fronteras de tu culito virgen. Recuerdo cómo nos reíamos por el sobreviniente miedo que te dio de no volver a sentir placer semejante.

Mejor apagaba el equipo de música, porque no me estaba haciendo nada bien. Me fue imposible, con insana maldad, Eric Clapton trae a la memoria aquel formidable strip–tease con el que me aguardaste para nuestro primer aniversario:

One drink of wine, two drinks of gin.

Pretty young got me, in the shape I’m in.

Come and see me early in the morning,

Just about the break of day.

Want to see me hug my pillow

Where my baby used to lay?

¡Qué fiestita! Con aquel vestido negro que te había regalado, que tan bien realzaba tus magníficas formas, el enloquecedor contorno de tus caderas, tu cintura de mimbre, tus piernas fabulosas y el generoso escote que apenas podía contener tus pechos trémulos. Y ese conjunto de lencería de seda, también negra, que con desesperante parsimonia te fuiste quitando, hasta quedar desnuda con tu sexo anhelante, vibrando a pocos centímetros de mi cara. Creo que fue aquella vez que me dijiste que nunca habías amado a otro tanto más que a mí.

Definitivamente la música no estaba ayudando, el irrespetuoso de Albert Collins me jugaba otra broma:

The things that I used to do, Lord, I won’t do, no more

The things that I used to do, Lord, I won’t do, no more

Well, I used to sit an’ hold your hand, baby,

cryin’ for you not to go

Recuerdo como te gustaba montarme y reconcentrada en tus propias sensaciones, con los ojos cerrados, bañada en tus propios jugos, meneabas la cadera al ritmo de este blues, mordiéndote los labios y pellizcándote los pezones. Recuerdo como ibas aumentando los movimientos hasta regalarme un sonoro orgasmo, transpuesta en sudor. Recuerdo como te deleitaba despertarme en medio de la noche, con mi miembro flácido en tu boca y el satisfecho alborozo que te provocaba sentirlo crecer. Recuerdo la primera vez que hicimos el amor, aquel invierno, en tu auto, junto al parque, ateridos de frío porque sin advertirlo, se nos escaparon los besos, las manos, la piel, el deseo.

Creo que el vodka hizo su efecto y me dormí escuchando a un piadoso Freddie King que me arrullaba cantando:

Trouble, trouble, trouble on my mind.

Trouble, trouble, way down the line.

I don’t need, I don’t need no sympathy,

So babe, babe, don’t you, don’t you pity me.

I may be blue, but I don’t mind,

Because I know way down the line,

I said someday, someday baby,

After a while, you will be sorry.

Mi sueño no duró mucho, me desperté sobresaltado por lo que creí un potente alarido en medio de la madrugada. Me quedé un rato escudriñando la oscuridad y cuando me empezaba dormir seguro de haber tenido una pesadilla, otra vez se quebró la noche con un grito desgarrado. No, no estaba soñado, una mujer había gritado dos veces. Me mantuve en silencio, expectante, cavilando si debía llamar a la policía o a emergencias o qué, mientras imaginaba una daga contra la carne de la víctima.

Sin embargo, el próximo grito y lo que creí escuchar como un sordo ruego de “Ay no, así no, despacio…” orientó mi pensamiento hacia lo que estaba sucediendo. Es más, el continuo griterío entremezclado con suspiros y quejidos me confirmó que en aquella noche de insomnio, alguien se estaba dejando sodomizar festivamente, casi con certeza, por primera vez.

Mientras meditaba sobre el curioso sentido del humor que podía delinearse detrás de todo este jolgorio, los urgidos amantes dando muestras evidentes de estar completando la faena, redoblaban desbordantes los gritos, ayes y quejidos.

En el colmo del oprobio, me asomé al balcón y acompañé el sonoro final con un aplauso, mientras maldecía mi suerte y gritaba: -¡Bravo, bravísimo! ¡Otra maestro!

-Maldito hijo de puta afortunado – mascullé agraviado antes de desplomarme abatido sobre el colchón.

Otra noche de blues. Sólo que esta vez, la fiesta había sido de los otros.

Anuncios

Responder

Introduce tus datos o haz clic en un icono para iniciar sesión:

Logo de WordPress.com

Estás comentando usando tu cuenta de WordPress.com. Cerrar sesión / Cambiar )

Imagen de Twitter

Estás comentando usando tu cuenta de Twitter. Cerrar sesión / Cambiar )

Foto de Facebook

Estás comentando usando tu cuenta de Facebook. Cerrar sesión / Cambiar )

Google+ photo

Estás comentando usando tu cuenta de Google+. Cerrar sesión / Cambiar )

Conectando a %s