De amor y sombra

Juan Alberto Campoy

Paciencia

Te queremos como a una igual,

pero con nosotros no vendrás.

Existe cierto problema, cierta cuestión legal:

no eres española, nada personal.

 

Cuando eso oyó la hermana Paciencia, contagiada del virus mortal,

fue a despedirse del padre Miguel, a quien ayudaba en el hospital.

 

Él sería atendido en España, para su vida salvar.

Ella se quedaría en Liberia, la muerte a esperar.

 

La medicina, finalmente, no pudo al buen padre curar.

La enfermera, que quedó en manos de Dios, se curó por Su voluntad.

 

La sangre de Paciencia se convirtió en el remedio más eficaz.

Y la buena enfermera viajó a España, en un acto de generosidad.

Aquí fue recibida con honores, halagos y todo lo demás.

Responder

Introduce tus datos o haz clic en un icono para iniciar sesión:

Logo de WordPress.com

Estás comentando usando tu cuenta de WordPress.com. Cerrar sesión /  Cambiar )

Google photo

Estás comentando usando tu cuenta de Google. Cerrar sesión /  Cambiar )

Imagen de Twitter

Estás comentando usando tu cuenta de Twitter. Cerrar sesión /  Cambiar )

Foto de Facebook

Estás comentando usando tu cuenta de Facebook. Cerrar sesión /  Cambiar )

Conectando a %s

This site uses Akismet to reduce spam. Learn how your comment data is processed.