¡Ámalo, muchacho!

Francisco Segovia

Limpieza

Eso es, así, despacio, suavemente. Acaríciame como si fuese la última vez que lo hicieses. Disfruta cada momento. Pasa tus dedos por mi cuerpo, recorriéndolo completamente, indagando en sus resquicios y concavidades, en sus huecos y sus aristas.

 ¡Disfruta, muchacho! Así, gózame como nunca. Soy de tu propiedad, para siempre, para que hagas conmigo lo que quieras. Eso es, extasíate con mi contacto, toca mi piel y reconoce el tacto.

Ahora, ahora agárrame con fuerza. Que tu pulso no tiemble. Así, ¡muy bien, muchacho! Ahora, ahora, apunta firme y seguro… y dispara.

¡Es un auténtico placer ser un fusil amado por su dueño!

Responder

Introduce tus datos o haz clic en un icono para iniciar sesión:

Logo de WordPress.com

Estás comentando usando tu cuenta de WordPress.com. Salir /  Cambiar )

Google photo

Estás comentando usando tu cuenta de Google. Salir /  Cambiar )

Imagen de Twitter

Estás comentando usando tu cuenta de Twitter. Salir /  Cambiar )

Foto de Facebook

Estás comentando usando tu cuenta de Facebook. Salir /  Cambiar )

Conectando a %s

Este sitio usa Akismet para reducir el spam. Aprende cómo se procesan los datos de tus comentarios .