El trabajo os hará libres

Francisco Segovia

Campo II

“El trabajo os hará libres”. El cartel, sobre la puerta de entrada al campo de prisioneros, sorprendió al chaval. Padre, dijo mirando al hombre canoso que le acompañaba, Realmente, podemos lograr quedar bien con esta gente. El joven esbozó una sonrisa que no fue correspondida por su progenitor.

Atravesaron la puerta junto a otros cientos de inquilinos forzosos del campamento. Padre, murmuró nuevamente el joven inquieto, qué es aquello de allí. Dos esbeltas columnas grises escupían humo negro al aire. Callad y seguid andando, gritó un guardia vestido de gris amenazándoles con una metralleta.

Separaron al grupo de recién llegados en dos partes; los niños y mujeres a un lado, los adultos varones al otro. Después, al primer grupo lo empujaron en dirección a las dos columnas grises.

¡Papá, papá! No te preocupes, seguro que pronto nos veremos de nuevo, gritó el joven, aún con unos rescoldos de esperanza. Su padre, esta vez sí, lo saludó con la mano e intentó dibujar una sonrisa en su rostro.

El humo seguía saliendo, imparable, de aquellas columnas grises como la ceniza. Un humo negro con sabor a carne. Mauthausen seguía hambrienta de viajeros.

Responder

Introduce tus datos o haz clic en un icono para iniciar sesión:

Logo de WordPress.com

Estás comentando usando tu cuenta de WordPress.com. Cerrar sesión /  Cambiar )

Google photo

Estás comentando usando tu cuenta de Google. Cerrar sesión /  Cambiar )

Imagen de Twitter

Estás comentando usando tu cuenta de Twitter. Cerrar sesión /  Cambiar )

Foto de Facebook

Estás comentando usando tu cuenta de Facebook. Cerrar sesión /  Cambiar )

Conectando a %s

Este sitio usa Akismet para reducir el spam. Aprende cómo se procesan los datos de tus comentarios .