Encerrada en gris

Marita Rodríguez-Cazaux

Gris II

El mar era gris cuando la tarde

de luciérnagas grises, se mecía. Y gris

era también la piedra de la calle ancha.

Y gris el árbol de la esquina vieja.

 

Eran grises los pájaros marchitos de sol.

La voz de los niños en las plazas.

El grafiti quebrado en la pared de cal,

y la música y el piano y la ventana.

 

Era gris tu nombre, y tu palabra más gris,

aún más gris que los silencios.

Era la copa gris, y el vino era gris

como la copa, y los labios y la lengua.

 

Hasta los leños ardidos eran grises.

Y la mañana, que llegaba en vela.

 
 

3 Respuestas a “Encerrada en gris

  1. ¡Un poema de cúspide! Irreverentes da en la tecla con escritores y poetas que propone. Saludos cordiales desde Valencia.

  2. Querida Profe, un poema circular, como Ud. diría! Esperamos verla en la Feria. Para los Amigos Irreverentes, ¡éxitos!

  3. Lo único que no es gris, sos vos. Mi querida y lúcida poeta.
    Felicitaciones por tu hermosa composición.

Responder

Introduce tus datos o haz clic en un icono para iniciar sesión:

Logo de WordPress.com

Estás comentando usando tu cuenta de WordPress.com. Cerrar sesión /  Cambiar )

Google photo

Estás comentando usando tu cuenta de Google. Cerrar sesión /  Cambiar )

Imagen de Twitter

Estás comentando usando tu cuenta de Twitter. Cerrar sesión /  Cambiar )

Foto de Facebook

Estás comentando usando tu cuenta de Facebook. Cerrar sesión /  Cambiar )

Conectando a %s

Este sitio usa Akismet para reducir el spam. Aprende cómo se procesan los datos de tus comentarios .