Visita turística

Francisco Segovia

Marca II

            -Aquí, a la derecha, pueden contemplar el acueducto de Segovia, junto a la Sagrada Familia, resplandecientes bajo la luz del sol de primavera.

            El grupo de turistas no paró ni un momento de hacer fotografías y grabar en vídeo todo aquello que el guía les mostraba. Eso sí: sin perder de vista a la azafata que, cada cierto tiempo, levantaba un cartón con el número “7” en color naranja sobre fondo blanco. Era la forma de evitar que se extraviaran en la vorágine de grupos y más grupos de visitantes que transitaban las concurridas calles.

            Tras una brevísima pausa, que apenas dejó tiempo para un par de apresuradas fotografías y un vídeo de calamitosa grabación, el grupo se adentró por unas callejuelas cercanas.

            -Aquí nos encontramos ahora en la judería de Córdoba… y ahora pasamos junto a la Catedral de Burgos.

            En efecto, atravesada la estrecha calle los turistas pudieron contemplar el magnífico paisaje que se abría ante ellos: una enorme plaza donde la catedral mencionada se mostraba en todo su esplendor, escoltada por las de León y Mallorca. Nuevamente las cámaras comenzaron a funcionar a toda velocidad, al igual que los vídeos… con los mismos resultados que la vez anterior.

            La azafata levantó de nuevo el “7” y el grupo, entusiasmado por tanto monumento pero agobiado por las prisas que se producían durante el recorrido, dejó escapar un murmullo de disgusto.

            El cicerone, atento a la menor queja, levantó un poco la voz y dijo:

            -Ahora viene lo mejor, aunque habrá que subir una pequeña cuesta.

            La “pequeña” cuesta duró unos veinte minutos, y ni el mismísimo Indurain la hubiese subido fácilmente con su bici. Al final, a pesar de los jadeos y los sudores, los turistas tuvieron que darle la razón a su guía: desde aquella altura pudieron contemplar, en una colina cercana, la Alhambra, que se dibujaba sobre un cielo claro y luminoso. Para mayor placer, enfrentada a la misma, en otro monte cercano, se destacaba contra el cielo el Alcázar de Segovia y, un poco más cerca, en las laderas de ambas colinas, se extendían las ruinas de Numancia y Sagunto. Todo en una.

            El fatídico “7” volvió a aparecer por enésima vez. El guía anunció, con voz más apagada, que la visita había terminado y que regresaban al hotel.

            Durante el recorrido de vuelta en el autocar aéreo pudieron contemplar desde el aire el conjunto arquitectónico que habían estado visitando durante las dos últimas horas, rodeado por varias decenas de enormes y verdes campos de golf.

            Era una hermosa obra de ingeniería, resultado de un proyecto colosal que varias multinacionales habían elaborado con el visto bueno del gobierno español. Desarrollado durante varias décadas, con un presupuesto enorme, todos los grandes monumentos de la geografía peninsular se desmontaron y trasladaron a los páramos castellanos, convirtiéndolos en un exclusivo parque temático.

            Nadie protestó entonces, ni lo hacía ahora, salvo algunos grupos de nostálgicos que insistían en que la Giralda tenía que seguir estando donde siempre o el Monasterio de El Escorial no tenía otro sitio más adecuado que en donde Felipe II lo proyectó. Pero sus voces eran acalladas por los fabulosos ingresos monetarios que recibían los gobiernos de turno por la cesión de los derechos del parque.

            Al fín y al cabo, se respondía a esos que protestaban, ¿qué mejor aprovechamiento de los recursos que tenerlo todo junto y bien controlado? El lema de “España, sol y alegría” se había transformado en “España, parque temático, S.A.”. Y todos tan contentos.

            Bueno, todos no, pero ¡a quién le importaba todo aquel embrollo mientras hubiesen ganancias que repartir!

Deja una respuesta

Introduce tus datos o haz clic en un icono para iniciar sesión:

Logo de WordPress.com

Estás comentando usando tu cuenta de WordPress.com. Salir /  Cambiar )

Imagen de Twitter

Estás comentando usando tu cuenta de Twitter. Salir /  Cambiar )

Foto de Facebook

Estás comentando usando tu cuenta de Facebook. Salir /  Cambiar )

Conectando a %s

Este sitio usa Akismet para reducir el spam. Aprende cómo se procesan los datos de tus comentarios.