CUADERNO DE TIERRAS ALTAS (VII): «San Pedro Manrique»

José Pastor González







la nieve borró el camino de regreso a casa

nos perdimos sin remedio en el olvido

solos aullamos a la intemperie

solo nos responde el silencio y el vacío

El pueblo de San Pedro Manrique es el centro comarcal de Tierras Altas. Con más de 600 habitantes es el único pueblo de Soria que en vez de perder población va aumentando sus habitantes. San Pedro Manrique tiene guardería, escuela, biblioteca, centro de salud, polideportivo, panadería, afamada carnicería y chacinería (La Hoguera) y afamada quesería (Tierras Altas), varias tiendas y varios bares. Y pensión, hostal y casa de turismo rural. También tiene gasolinera, taller mecánico, farmacia, caja rural,  residencia de mayores, piscina con bar, tanatorio, granja porcina y cuartelillo de la guardia civil. Hay en San Pedro Manrique una iglesia de San Martín de Tours que se remonta al siglo XII. Y una iglesia, en ruinas, a las afueras del pueblo. Y una ermita de la Virgen de la Peña. Y una puerta de entrada de la antigua muralla. También tiene San Pedro Manrique las ruinas de un castillo y – a pocos kilómetros- las ruinas del convento de San Pedro el Viejo. A San Pedro Manrique llegan dos autobuses diarios desde Soria. Y desde San Pedro Manrique sale un camino (Gr-86) que adentrándose por el valle del río Linares te lleva hasta el pueblo abandonado de Vea. San Pedro Manrique es famoso por el Paso del Fuego y Fiestas de las Móndidas, también conocidas como fiestas de San Juan. Fiestas estas dedicada a la Virgen de la Peña, delante de cuya ermita se celebra este rito. Unas fiestas que han sido declaradas de Interés Turístico Nacional. La noche de San Juan, los sampedranos hacen una gran hoguera que arde hasta que solo quedan las ascuas. Pasada la medianoche comienza el rito: aparecen en el recinto las móndidas y los pasadores inician la danza al toque de un clarín, pasando sobre las brasas con los pies descalzos.
El viajero tras deambular por el pueblo y asegurarse alojamiento en el hostal Paso del Fuego, a la caída de la tarde se acerca a tomar unos vinos al bar de El Condado del Motores. Ya en el bar San Miguel y en el bar de las piscinas se pasa a los chupitos. Al viajero le hubiera gustado tomarse algo en el restaurante-pensión Pili pero estaba cerrado. Ya en el hostal y a pesar de lo trasegado, al viajero le da tiempo de leer el capítulo “La ultima numantina lleva el nombre del enemigo” que Virginia Mendoza dedica a las Tierras Altas de Soria, en su libro “Quién te cerrará los ojos”. Por la mañana el viajero va a desayunar a donde el Motores y aunque nunca ha sido mucho de “donde fueres haz lo que vieres” al escuchar a un paisano pedir un cortado y un torreznillo, el viajero se pide un cortado y un torreznillo. Ya cuando va a salir del pueblo se encuentra con Bienve y Rocío (a los que conoció en Castillejo de San Pedro) que le saludan efusivamente y le dicen que se venga a vivir a Castillejo de San Pedro, que hay solares que se venden por 6000 euros y que una casa de turismo rural sería una gran idea. El viajero dice que se lo pensará y tras despedirse de ellos sigue su camino.

Deja una respuesta

Introduce tus datos o haz clic en un icono para iniciar sesión:

Logo de WordPress.com

Estás comentando usando tu cuenta de WordPress.com. Salir /  Cambiar )

Imagen de Twitter

Estás comentando usando tu cuenta de Twitter. Salir /  Cambiar )

Foto de Facebook

Estás comentando usando tu cuenta de Facebook. Salir /  Cambiar )

Conectando a %s

Este sitio usa Akismet para reducir el spam. Aprende cómo se procesan los datos de tus comentarios.