morir por la causa. matar por la causa…

José Pastor González

The Trench (1923)-Otto Dix














morir por la causa. matar por la causa. mi abuelo materno muerto por la causa. mi padre muerto por la causa. mi tío Antón muerto por la causa. mi prima Maika muerta por la causa. Lucio, mi mejor amigo de la infancia, muerto en la cárcel, por la causa. y yo he matado por mis muertos. por mis muertos y por la causa. la causa decidía como vivías. y decidía como morías. y decidía la música que escuchabas y los libros que leías y la ropa que vestías y el corte de pelo que llevabas … y elegía a tus amigos y elegía a tus enemigos. era como una tela de araña donde habías caído nada más nacer y de la que no podías escapar. era como un lodazal donde te ibas hundiendo sin remisión. y al que arrastrabas a todos los que te rodeaban. la causa era lo único que importaba. no importaba el amor, la juventud, la amistad, la familia, el pueblo, el pueblo con mayúsculas, la alegría, las críticas, los sueños… solo la causa y los objetivos. y la causa hizo que todo dejara de tener importancia. ya no tenía importancia saber si la lucha era justa, si era honesta, si merecía la pena los muertos, los presos, las lágrimas, la tristeza… dejaron de tener importancia las personas, los individuos, para solo tener importancia las ideas, los ideales y el colectivo. y la causa fue dejando un reguero de viudas, huérfanos, presos, suicidas, fanáticos, desquiciados, exiliados, mutilados… y odios y venganzas y amenazas y sin sentidos y miedo y silencio…. que envenenaban la vida. que envenenaban la muerte. que envenenaban hasta después de la muerte. y todo aquel que no estaba dispuesto a dar la vida por la causa estaba marcado. marcado y señalado y marginado. y todo aquel que reniegue de la causa, todo traidor a la causa, está condenado y con una bala con su nombre esperándole. y los mismos que fueron tus compañeros de fatigas, de armas, de lucha, de sueños… tendrán que llevar a cabo la ejecución. por la causa. y no hay marcha atrás. lo hemos echado a suertes. y aquí estoy. esperándote. para impartir justicia. por y para la causa. solo espero que me podáis perdonar. y que yo me pueda perdonar.

Deja una respuesta

Introduce tus datos o haz clic en un icono para iniciar sesión:

Logo de WordPress.com

Estás comentando usando tu cuenta de WordPress.com. Salir /  Cambiar )

Google photo

Estás comentando usando tu cuenta de Google. Salir /  Cambiar )

Imagen de Twitter

Estás comentando usando tu cuenta de Twitter. Salir /  Cambiar )

Foto de Facebook

Estás comentando usando tu cuenta de Facebook. Salir /  Cambiar )

Conectando a %s

Este sitio usa Akismet para reducir el spam. Aprende cómo se procesan los datos de tus comentarios.