Cultura popular y paisaje del lejano oeste

José Pastor González






James Steward y Richard Widmark cabalgando juntos por la soledad infinita de tierra de campos
Paul Newman y Robert Reford asaltando el tren Medina del Campo-Ourense como Butch Cassidy y The Sundace Kid el tren-correo de la Union Pacific
el grupo salvaje de Sam Peckinpah atracando la Caja España de Muela de Los Caballeros
John Ford y John Wayne bebiendo orujo de Mombuey y renegando del whisky de Kentucky y de la civilización
Gregory Peck y Anne Bexter en el pueblo abandonado de Otero de Sariegos bajo un cielo amarillo de otoño y avutardas
Clint Eastwood viejo, cansado y sin perdón en el Club La Condesa
Gary Cooper, solo ante el peligro, esperando el tren de mediodía en la estación de Puebla de Sanabria
Kirk Douglas queriendo un órdago a grandes, en una partida de mus con los abuelos del pueblo de Villalpando, en un duelo de titanes, en que la pareja que pierda paga una ronda
Claudia Cardinale y Henry Fonda esperando su hora en el apeadero de Ferruela de Tábara
Marilyn Monroe cantándole una coplilla zamorana a Robert Mitchum a la orilla de un río Duero, sin recuerdos, sin retorno
Gleen Ford cambiando un rebaño de vacas longhorns, con sus largos cuernos y su mala hostia, por un rebaño de alistana-sanabresa
Burt Lancaster haciendo de apache por la Sierra de La Culebra
Alan Ladd echando raíces en un pueblo perdido de La Carballeda
Raoul Wash buscando paisajes desolados por tierras de Sayago
Howard Hawks jugando al futbolín en un bar de Morales de Toro
Anthony Mann comprando un rebaño de churras que le haga olvidar los bisontes de las reservas federales y el confinamiento de los pueblos indígenas norteamericanos
unos extras que hacen de chiricahuas o de sioux (o unos chiricahuas o sioux haciendo de extras) descansando a la puerta de unos chozos de pastor, cansados del hombre blanco y de los tipis
Lee Marvin dejándose el hígado en las bodegas de la tierra del vino, lejos de saloones de cartónpiedra y de hombres buenos
Ernest Borgnine recorriendo la frontera portuguesa en un carro sanabrés, allí donde nunca llegó la diligencia ni los héroes
Lee Van Cleef paseando su 1,88 metros de altura y su cara de villano por pueblos de barro, adobe, tapial y gloria
Terry Hill y Bud Spencer dándose de hostias con los de la peña “Los descerebrados” en las fiestas de Gamones, todo como en una mala imitación de una película del oeste
el séptimo de caballería, al mando de Errol Flynn, buscando refugio en los palomares de Villafáfila
Quetin Tarantino bailando en el festival de Música Tradicional de Ferreras de Abajo
……………..
solo recuerdos, que tal vez nunca existieron, de los caminos hacia el lejano y olvidado oeste

Responder

Introduce tus datos o haz clic en un icono para iniciar sesión:

Logo de WordPress.com

Estás comentando usando tu cuenta de WordPress.com. Salir /  Cambiar )

Google photo

Estás comentando usando tu cuenta de Google. Salir /  Cambiar )

Imagen de Twitter

Estás comentando usando tu cuenta de Twitter. Salir /  Cambiar )

Foto de Facebook

Estás comentando usando tu cuenta de Facebook. Salir /  Cambiar )

Conectando a %s

Este sitio usa Akismet para reducir el spam. Aprende cómo se procesan los datos de tus comentarios .