El monstruo interior

Francisco José Segovia Ramos

 

 

 

 

Darío Vilas, que ya nos sorprendió en el año 2013 con la novela El hombre que nunca sacrificaba las gallinas viejas (obra que ganó los premios Nocte de 2014), vuelve al género del terror y suspense, aunque sin situarlo en la imaginaria ciudad de Simetría, con La Leyenda del Babujal.

Sin perder su particular estilo, La leyenda del Babujal se desarrolla en tres épocas diferentes de la historia de España; la Guerra Civil, los años 50 y mediados de los setenta.

Nos encontramos con un viaje iniciático, aunque no hacia adelante, sino hacia atrás en el tiempo, por parte de su principal protagonista, Ana, una mujer marcada por un trágico suceso de su infancia, muy relacionado con sus parientes más cercanos, principalmente, su padre.

A partir de aquí, Darío Vilas nos lleva a la España guerracivilista, en la que se inicia una historia espeluznante y misteriosa por momentos, para dar un punto justo de horror y sombra varios años después. Ana, en ese viaje retrospectivo, quizá halle la respuesta a unas muertes acaecidas tiempo atrás. Todo, empero, envuelto en un halo opresivo muy cercano, en ocasiones, a las mejores novelas de suspense.

El ritmo de la novela no decae en ningún momento, si bien hay capítulos que se ralentizan por mor de las reflexiones o recuerdos de sus personajes. Esto no hace sino avivar el interés del lector por saber la verdad de lo que oculta la finca de El Catalar, lugar donde se produjo la tragedia que flota, como una bruma espesa y pegajosa, a lo largo de La leyenda del Babujal.

Los viejos mitos, las verdades a medias, los pecados ocultos, y lo que se esconde tras una familia de bien de la época se irán desvelando poco a poco. Quizá no del todo, para dejar al lector con la incógnita de qué sucedió de verdad en El Catalar, o, quizá, el horror empezó mucho antes, en las castigadas tierras de los años 30, en plena Guerra Civil española.

En definitiva, con La leyenda del Babujal, Darío Vilas vuelve con fuerza a la primera línea de la narrativa de género en España, con una obra opresiva, terrible, violenta por momentos, pero tan creíble que nos hace pensar si no habrá un babujal escondido en cada uno de nosotros.

Responder

Introduce tus datos o haz clic en un icono para iniciar sesión:

Logo de WordPress.com

Estás comentando usando tu cuenta de WordPress.com. Cerrar sesión /  Cambiar )

Google photo

Estás comentando usando tu cuenta de Google. Cerrar sesión /  Cambiar )

Imagen de Twitter

Estás comentando usando tu cuenta de Twitter. Cerrar sesión /  Cambiar )

Foto de Facebook

Estás comentando usando tu cuenta de Facebook. Cerrar sesión /  Cambiar )

Conectando a %s

Este sitio usa Akismet para reducir el spam. Aprende cómo se procesan los datos de tus comentarios .