Mi caverna

Miguel Rubio Artiaga

caverna

Mi caverna, es un magnolio en flor,
un valle pequeño con un pequeño arroyo,
de agua tan limpia que las estrellas
se empujan para reflejarse en él
y las nubes intentan quedarse quietas
por verse más tiempo en ese espejo.

Es un olivo milenario y callado
que no cesa de hablar,
una garza y un gorrión,
dos golondrinas y un ruiseñor,
que solista de la noche
canta sus trinos enamorados.

Mi caverna, son los poemas
que escritos en la piedras,
borrará la lluvia, haciendo
que vivan como raíces en la tierra
y brotando sean almendro nuevo
o la más sencilla de las hierbas.

Es el atronador silencio
que te hace perder la mirada
en todos tus recuerdos
y hace hablar a la conciencia,
convirtiendo en diálogo
tu persona por fuera, con la de dentro.

Mi caverna, es fuente de valor
que supera todos los miedos,
el empujón necesario
para levantar el vuelo
y seguir creyendo que un día
existirá un mundo nuevo.

Es, el tiempo detenido
porque deja de existir,
al ser el inconsciente dueño,
las horas se miden por pensamientos.
El Sol y la Luna se arropan por turno
sin importar su círculo eterno.

Mi caverna huele a libertad,
a madreselva y tomillo,
romero y espliego.
Tiene una cortina de arena
y una puerta de aire
que se funden con el suelo.
Allí se refugian las brisas
y paran en seco los vientos.
Dentro, una ventana mágica
y un pequeño y cálido fuego.

Esa es mi caverna.
Si sabéis cómo llegar
siguiendo las quimeras,
me encontrareis dentro.

Anuncios

Responder

Introduce tus datos o haz clic en un icono para iniciar sesión:

Logo de WordPress.com

Estás comentando usando tu cuenta de WordPress.com. Cerrar sesión / Cambiar )

Imagen de Twitter

Estás comentando usando tu cuenta de Twitter. Cerrar sesión / Cambiar )

Foto de Facebook

Estás comentando usando tu cuenta de Facebook. Cerrar sesión / Cambiar )

Google+ photo

Estás comentando usando tu cuenta de Google+. Cerrar sesión / Cambiar )

Conectando a %s